7 de mayo de 2021 | Actualizado 12:35

Descarbonizar el shipping requiere una inversión superior al billón de euros

Un estudio establece que las inversiones deberán dirigirse a la adaptación de las infraestructuras terrestres y a la producción de nuevos combustibles
AM Cargo

Un estudio de la consultora University Maritime Advisory Services (UMAS), con el apoyo del Global Maritime Forum, ha cifrado en más de un billón de euros el desembolso para cumplir con el objetivo establecido por la Organización Marítima Internacional (IMO) para reducir el 50% las emisiones en 2050 respecto a las registradas en 2008. El análisis cita concretamente la necesidad de invertir en la producción de nuevos combustibles, cadenas de suministro y modernización de la flota. 

Según detalla este estudio, y en función del método de producción, la inversión total necesaria para reducir a la mitad las emisiones ascenderá hasta un billón de euros entre 2030 y 2050, repartido en un desembolso de entre 45.000 y 60.000 millones de euros anuales durante 20 años. Sus autores sostienen que, para una descarbonización total de cara al 2050, “serán necesarios otros 360.000 millones de euros más durante dos décadas”, es decir, un total de 1,7 billones de euros. La directora general del Global Maritime Forum, Johannah Christensen, ha señalado al respecto que las inversiones que requiere el shipping “debe considerarse en el contexto de las inversiones mundiales en energía, que en 2018 ascendieron a 1,6 billones de euros, lo cual demuestra que la transición verde es considerable y se puede lograr si se ponen en práctica las medidas políticas adecuadas”.

El 87% de las inversiones deberían ir dirigidas a las infraestructuras terrestres

Las infraestructuras energéticas y los buques son activos de larga vida útil que necesitan una gran inversión de capital, ha recordado el investigador de la University College London, Tristan Smith. En este sentido, ha apuntado que “nuestro estudio sugiere que en las próximas tres décadas veremos un cambio rápido y disruptivo para alinearse a un nuevo sistema de carbono cero”.

Asimismo, el análisis profundiza sobre dónde deben realizarse dichas inversiones. Principalmente, apunta dos áreas: las relacionadas con los propios barcos y las del lado tierra. Solo el 13% de las inversiones necesarias están directamente relacionadas con las embarcaciones, mientras que el 87% restante incluye inversiones en la producción de combustibles bajos en carbono e infraestructuras terrestres.