23 de enero de 2021 | Actualizado 10:25

El Gobierno actuará ante la emergencia climática en sus 100 primeros días

El Ejecutivo planea definir la senda de descarbonización a largo plazo para asegurar la neutralidad climática en el horizonte de 2050
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con su nuevo equipo de ministros conformado tras la coalición entre el PSOE y Unidas Podemos | Pool Moncloa / Fernando Calvo

El primer Consejo de Ministros del nuevo Ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos ha declarado la emergencia climática en España. Por ello, se ha comprometido a adoptar 30 líneas de acción prioritarias para combatir el cambio climático, de las cuales cinco serán acometidas en los primeros 100 días. Entre estas primeras medidas, se encuentra la remisión al Parlamento del proyecto de ley de Cambio Climático y la definición de la senda de descarbonización a largo plazo para asegurar la neutralidad climática en 2050.

La declaración se inicia constatando el consenso generalizado de la comunidad científica sobre el impacto “sin precedentes” que el actual modelo de desarrollo ha tenido sobre el sistema climático. Ante este desafío, el acuerdo marca como “único camino posible” alcanzar la neutralidad climática en 2050. En este sentido, la declaración ha subrayado que la emergencia climática promoverá respuestas que acompañen a aquellos sectores directamente amenazados por los impactos físicos o los cambios exigidos por la seguridad climática, como es el transporte, con el fin de garantizar una transición justa.

El Gobierno impulsará el sistema eléctrico 100% renovable y vehículos comerciales de cero emisiones

En lo referido a las medidas que afecten al transporte y la logística, el segundo Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez se ha comprometido a crear un proyecto de ley que garantice alcanzar las emisiones netas cero para 2050, que será impulsado gracias a un sistema eléctrico 100% renovable, un parque de vehículos comerciales con emisiones de cero gramos de CO2 por kilómetro y un sistema fiscal y financiero que sea “compatible con la necesaria descarbonización de la economía”. Las otras medidas que marcarán las acciones del Gobierno español integrarán la variable en cambio climático en las políticas económicas, de consumo y movilidad, entre otras. Asimismo, el acuerdo marca como línea de acción no otorgar nuevos beneficios fiscales a productos energéticos de origen fósil. 

Por otra parte, la declaración recoge la necesidad de adoptar la Estrategia de Economía Circular y una ley de Residuos que aborde el problema de los plásticos de un solo uso, para alcanzar “residuo cero” en el horizonte 2050. También se contempla la adopción de medidas para que los municipios de más de 50.000 habitantes establezcan zonas de bajas emisiones “de manera urgente”.