26 de mayo de 2022 | Actualizado 13:01

La Asociación Española de la Carretera insiste al Gobierno en la incorporación del pago por uso

La asociación también ha propuesto contemplar, en los presupuestos públicos, la conservación y mantenimiento varios como gasto social
Pexels

La Asociación Española de Carretera (AEC) ha trasladado al nuevo Gobierno la necesidad de “abrir una reflexión sobre el modelo de financiación de la red de carreteras”. Según el último informe de la asociación, el actual déficit se sitúa en 7.000 millones de euros. Concretamente, la AEC ha propuesto “crear una tasa específica asociada al uso de la carretera, un bono de movilidad en virtud del cual, quien más utiliza la vía, más paga”. Por ello, ha aconsejado que se establezcan tasas en función de si se trata de una red de interés económico, territorial o social. Además, también ha sugerido contemplar, dentro de los presupuestos públicos, la conservación y mantenimiento varios como gasto social.

Otro de los aspectos que la AEC ha remarcado es el de la sostenibilidad. En este ámbito, ha recomendado incluir criterios de reducción de emisiones contaminantes en los presupuestos destinados a la conservación de las carreteras. “Repavimentar la mitad de la red de carreteras permitiría ahorrar 1.600.000 toneladas de CO2 al año, lo mismo que emite todo el tráfico de la ciudad de Madrid durante ocho meses”, ha puntualizado. Además, también ha propuesto fomentar actuaciones para reducir la congestión de las ciudades mediante el apoyo del transporte público y la construcción de infraestructuras viarias. “No se trata de ampliar la capacidad de la vía indefinidamente, sino de gestionarla mejor”. A esta medida se le añadiría, asimismo, la incorporación de sistemas tecnológicos más avanzados para optimizar la movilidad y la gestión de la demanda, sobretodo en los accesos a las grandes ciudades.

La AEC propone aumentar la resiliencia ante el cambio climático mediante el uso de nuevas tecnologías

A este respecto, otro de los puntos en los que la AEC ha hecho hincapié, además de la seguridad vial, ha sido el desarrollo de carreteras inteligentes. “Se trata de favorecer la adaptación de la infraestructura al nuevo modelo de movilidad eficiente, segura y sostenible”, ha puntualizado. De esta forma, mediante Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), big data, Internet de las Cosas (IoC) o Inteligencia Artificial (IA), se buscaría incrementar la comodidad, eficiencia y eficacia en los desplazamientos, así como reducir la siniestralidad y aumentar la resiliencia ante el cambio climático. La asociación también contempla promover tramos de ensayo para validar tecnologías como vehículos conectados y autónomos o itinerarios para el transporte eléctricos. Estos avances podrían fomentarse mediante un programa de ayudas a la innovación en carreteras.