28 de octubre de 2020 | Actualizado 16:01

Hapag-Lloyd inicia pruebas con biocombustible para reducir emisiones de CO2

La naviera alemana ha suministrado combustible B20, una mezcla de aceites vegetales y biodiésel, al portacontenedores ‘Montreal Express’
El portacontenedores 'Montreal Express' | Hapag-Lloyd

La naviera alemana Hapag-Lloyd ha suministrado biocombustible a uno de sus buques en Rotterdam (Países Bajos) con el fin de reducir sus emisiones de CO2. Según ha explicado la empresa, el portacontenedores ‘Montreal Express’ ya ha iniciado sus pruebas con un combustible denominado B20, que consiste en una mezcla de carburante bajo en azufre (80%) y de biodiésel (20%). El mes pasado, MSC también inició el suministro regular de biocombustibles en el puerto holandés.

El biodiésel es producto de aceite “reciclado a partir de grasas para cocinar utilizadas en la industria de servicios y catering”. En este sentido, ha recordado que el biodiésel genera hasta el 90% menos de emisiones de CO2 que los combustibles convencionales. Con esta prueba, Hapag-Lloyd pretende alcanzar los objetivos de protección climática: “Para finales de este año, queremos haber reducido nuestras emisiones específicas de CO2 en el 50% en comparación con 2008”. Los biocombustibles del tipo B20, además de su bajo contenido de azufre, “también emiten menos CO2 durante la combustión”, ha explicado el director de Gestión de Sostenibilidad de Hapag-Lloyd, Jörg Erdmann.

El 90% menos

El biodiésel genera hasta el 90% menos de emisiones de CO2 que los combustibles convencionales

La compañía marítima monitorizará la actividad del ‘Montreal Express’ para obtener información y más experiencia real sobre las propiedades de este combustible. Este buque opera actualmente entre Europa y Canadá. “Queremos verificar si la proporción de biodiésel tiene algún efecto adverso en el equipo o en el proceso de combustión”, ha reconocido la naviera. Si la prueba fuera exitosa, la compañía utilizará el combustible B20 en más barcos.