26 de octubre de 2020 | Actualizado 5:52

El dinamismo del ecommerce se impone a las trabas comerciales en los mercados emergentes

Los países en vía de desarrollo sufrirán de manera más pronunciada los efectos del contexto geopolítico global que los ya consolidados
Furgoneta de reparto de paquetería en Bangkok (Tailandia) | UPS

El comercio electrónico se ha convertido en un vector insustituible para la evolución de la actividad logística. Es el sector que más crecerá en los mercados emergentes pese al aumento de las barreras comerciales y la posibilidad de una recesión económica, según el análisis ‘Agility Emerging Markets Logistics Index 2020’ de la consultora británica Transport Intelligence.

Más de la mitad de los directivos del sector logístico ha señalado que tanto el ecommerce como el reparto en última milla serán los segmentos con mayores oportunidades de crecimiento en 2020. Eso sí, más allá de las trabas comerciales y la sombra de una recesión, convendrá también observar la evolución de la epidemia del coronavirus, porque aún es pronto para conocer su impacto económico, pero su persistencia, propagación y virulencia no permiten ser optimistas.

El informe de Transport Intelligence ha destacado, no obstante, que dos de cada tres directivos logísticos prevén una desaceleración económica global que podría afectar de forma más pronunciada a los mercados en vías de desarrollo a lo largo de este ejercicio. La vulnerabilidad de los mercados emergentes es uno de los mayores motivos de preocupación del sector logístico, según apunta el estudio.

Las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos y China que se han traducido en una guerra de precios y en el aumento de barreras comerciales también aparecen en el horizonte como posibles causas de un decremento de los volúmenes transportados a nivel internacional. El 39% de los directivos considera que, tanto las economías maduras como las emergentes se verían igualmente afectados por esta pugna entre ambos colosos. Si bien, otro 36% de las empresas logísticas apuntan que los emergentes podrían sufrir las consecuencias de la guerra comercial de manera más acuciante. 

Según las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el crecimiento económico global será del 2,9% en los próximos años, en comparación al incremento del 4,2% entre 2010 y 2015. Por otro lado, en los mercados emergentes la cifra de crecimiento en 2020 podría alcanzar el 4,7%, según la institución financiera. En general, los directivos logísticos consultados por Transport Intelligence coinciden en que la región con mayor riesgo de recesión es la zona de Asia-Pacífico, sobre todo debido a la debilidad de su comercio intrarregional. En segundo y tercer puesto, se sitúan América del Sur, Medio Oriente y África del Norte. El informe ha destacado que las respuestas dispares sobre la afectación geográfica aventuran, sin duda, “a un aumento de la incertidumbre en la economía global”.

También es significativo que los directivos hayan destacado la opción ‘desaceleración económica’ como factor clave en el freno a la economía de los mercados emergentes. Esto muestra la gran interdependencia existente en las tendencias económicas mundiales. El sector logístico ha puntualizado, en este sentido, que una desaceleración económica global tendrá efectos devastadores en los mercados emergentes, pues caerá la demanda de productos acabados, así como de componentes y materiales para su manufactura. En cambio, aquellos mercados en vía de desarrollo que posean un consumo doméstico consolidado y una economía diversificada podrán superar más fácilmente esta situación. Asimismo, el aumento de las barreras comerciales fue otra de las opciones seleccionadas por los directivos, que también citan las trabas como uno de los grandes riesgos para el crecimiento global en los próximos cinco años. 

Respecto a las oportunidades inversoras en los mercados emergentes, los directivos sostienen como factor clave el desarrollo óptimo de una infraestructura de calidad de transporte y logística para poder implementar un comercio logístico robusto. La conectividad también es un factor esencial, así como una regulación favorable o el acceso a cadenas de valor globales. Los aranceles introducen gastos adicionales, por lo que la regulación que rige el comercio internacional también amenaza la expansión en ciertos países, concluye el análisis de Transport Intelligence.

Por su parte, China se sitúa en segunda posición en el ranking de países emergentes con mayor potencial de desarrollo. A pesar de que la mayoría de los encuestados han asegurado que mantendrán su actividad y que sus planes no cambiarán a pesar de la guerra comercial con EEUU, el 42% de los directivos también cree que un estancamiento de la relación comercial entre ambas potencias podría beneficiar a los países del Sudeste Asiático. En ese caso, las alternativas más populares en el sector han sido, principalmente, India y Vietnam. Además, el informe también ha subrayado que las principales megaciudades con posibilidades de desarrollo logístico favoritas son Shanghai (China), Nueva Delhi (India), Sao Paulo (Brasil), Yakarta (Indonesia) y Ciudad de México.