30 de octubre de 2020 | Actualizado 13:01

La ralentización mundial y los graneles sólidos lastran los tráficos del puerto de Rotterdam

El volumen total de toneladas registradas en el enclave holandés ha mantenido prácticamente la misma cifra alcanzada en 2018
Puerto de Rotterdam

El puerto de Rotterdam ha hecho públicas sus cifras de tráfico del año 2019, en el que se han registrado 469,4 millones de toneladas de tráfico total, apenas el 0,1% más que en 2018. La ralentización del comercio mundial en la segunda parte del año y el mal comportamiento de graneles como el carbón y los productos petrolíferos han lastrado el crecimiento del puerto holandés. Las inversiones y el resultado neto excluidos los impuestos también han sufrido descensos. En el caso de las primeras, la autoridad portuaria holandesa ha destacado que en 2019 las inversiones brutas, incluidas participaciones, han alcanzado los 338,3 millones de euros, por los 408,1 registrados en 2018. El resultado neto, excluidos los impuestos, ha sido de 241 millones de euros, mientras que en 2018 la cifra fue de 254,1 millones de euros.

La cifra de negocio antes de impuestos se ha reducido en el puerto de Rotterdam hasta los 241 millones de euros

Los graneles líquidos han registrado 211,2 millones de toneladas, un resultado similar al de 2018 (211,8 millones de toneladas). Dentro de este segmento, ha señalado el puerto holandés, el crudo ha superado los 100 millones de toneladas por quinto año consecutivo, lo que ha supuesto un incremento del 3,9%. Las inversiones en los últimos años, ha apuntado el puerto de Rotterdam, han ampliado la capacidad de producción de las refinerías. Sin embargo, el rendimiento de los productos petrolíferos ha disminuido como resultado de menores importaciones y exportaciones de fueloil. El puerto de Rotterdam ha señalado que esta tendencia a la baja, se ha intensificado en 2019 como resultado de la normativa IMO 2020. Según los datos del enclave portuario, el descenso de estos productos, que suponen un tercio del tráfico de graneles líquidos, ha sido del 12,2% en 2019.

Los graneles sólidos han sufrido una caída significativa del 4% en 2019 en el puerto de Rotterdam, hasta situarse en los 74,5 millones de toneladas. En este apartado, ha apuntado el puerto holandés, la caída del carbón, que supone la cuarta parte de todos los graneles sólidos en el enclave, ha sido considerable, del 14,8%. La proporción de carbón en la generación de energía holandesa y alemana ha disminuido significativamente ya que, según ha señalado el puerto de Rotterdam, ambos países están generando más energía a partir de energía solar, eólica y de gas. En este segmento, el tráfico de biomasa ha crecido el 62,8%, debido principalmente a la importación de palets de madera para cocción en centrales eléctricas de carbón, ha señalado la autoridad portuaria.

El crecimiento en el transbordo de contenedores ha sido insignificante en el segundo semestre de 2019

Tras el crecimiento en los primeros seis meses de 2019, el aumento en el transbordo de contenedores ha sido casi insignificante durante el segundo semestre. El total de contenedores registrados el año pasado ha sido de 14,8 millones de teus, el 2,1% más que en 2018. La disminución del crecimiento económico en la Unión Europea, como consecuencia de la reducción de la producción industrial de Alemania y la disminución de la producción y el incremento del comercio mundial ha motivado que, según ha apuntado el enclave holandés, numerosos envíos desde Asia se hayan cancelado en noviembre y diciembre. El transporte marítimo de corta distancia también ha notado los efectos de este menor crecimiento económico y la competencia de otros puertos, ha señalado el enclave holandés. Por su parte, el tráfico Ro-Ro ha aumentado ligeramente en 2019 (+0,8%) aunque se han producido fluctuaciones significativas durante todo el año, con picos de rendimiento como resultado de la acumulación de existencias en el periodo previo a las fechas propuestas para el Brexit del 31 de marzo y el 31 de octubre.

LOS RESULTADOS ECONÓMICOS DEL PUERTO DE ROTTERDAM SE RESIENTEN
El puerto de Rotterdam ha registrado una facturación de 706,6 millones de euros en 2019, por los 707,2 millones alcanzados en 2018. Los ingresos por la ocupación, que suponen el mayor activo de la autoridad portuaria, han disminuido el 2,2% hasta los 365,5 millones de euros. El puerto holandés ha señalado que esta disminución ha sido motivada por una revisión de precios con efecto retroactivo. La tasa del buque ha crecido el 0,6% debido a un efecto positivo en el precio, ha señalado el enclave portuario. Los gastos operativos han crecido el 2% en 2019, principalmente por el incremento de los costes laborales como resultado de los aumentos salariales colectivos y el nuevo organigrama de alta dirección. Por el contrario, ha señalado el puerto holandés, los gastos operativos han disminuido. La Autoridad Portuaria de Rotterdam ha propuesto que para 2019 se pague en dividendos a los accionistas un importe de 98,5 millones de euros, repartidos de la siguiente forma: el 70,83% a la ciudad de Rotterdam (69,8 millones de euros) y el 29,17% restante a los Países Bajos (28,7 millones de euros).