2 de diciembre de 2020 | Actualizado 18:55

Azuqueca y Meco planifican un nuevo desarrollo inmologístico en el Corredor de Henares

El proyecto Alma Henares ocupará 356 hectáreas con una inversión de unos 1.000 millones de euros para su comercialización en 2022
Reunión celebrada entre los ayuntamientos de Azuqueca y Meco para la firma de colaboración para el desarrollo de Alma Henares | Ayuntamiento de Azuqueca de Henares

Los ayuntamientos de Azuqueca (Guadalajara) y Meco (Madrid) han anunciado la puesta en marcha del proyecto Alma Henares (Área Logística Meco Azuqueca) tras formalizar un protocolo de colaboración para su desarrollo en pleno Corredor de Henares. Este parque tecnológico contará con una superficie de 356 hectáreas donde se pondrá en marcha una plataforma para el desarrollo de actividades económicas, con una inversión que superará los 1.000 millones de euros. 

Tras la firma del protocolo, el alcalde de Azuqueca, José Luis Blanco, ha asegurado que se trata de un “proyecto tan potente, que la inversión privada está aquí, no hay que buscarla”.  El alcalde ha asegurado, además, que Alma Henares “va a cambiar el concepto de superficie logística” y ha asegurado que será sostenible medioambientalmente y apostará por el empleo de calidad. “Las administraciones formaremos una sola para impulsar un proyecto transformador e innovador”, ha puesto de relieve Blanco, en relación con las dos comunidades autónomas y los dos municipios que impulsan este proyecto. Por su parte, el alcalde de Meco, Pedro Luis Sanz, ha recordado el objetivo de ambas administraciones de reindustrializar el Corredor del Henares. “Este proyecto tendrá un gran impacto tanto para Meco, Azuqueca, como para todo el Corredor”, ha insistido. 

Ambas administraciones pretenden reindustrializar el Corredor del Henares con este macroproyecto logístico

Los impulsores del proyecto trabajan con la previsión de que las primeras empresas puedan instalarse en esta plataforma logística en 2022. Alma Henares tendrá una configuración en grandes manzanas para dar respuesta a las expectativas y a las necesidades de las empresas, al tiempo que resolverá “problemas históricos del entorno” como la evacuación de aguas pluviales y residuales y mejorará las comunicaciones de toda la zona, con nuevas conexiones y mejoras en los accesos. Además, también se prevén accesos peatonales y para bicicletas.