18 de enero de 2021 | Actualizado 17:37

Los líquidos devuelven al puerto de Barcelona a la senda del crecimiento en enero

El traslado de los contenedores de transbordo a otros puertos mediterráneos ha provocado un descenso del volumen total de teus durante el primer mes del año
Muelle de la Energía del puerto de Barcelona | Autoridad Portuaria de Barcelona

Las instalaciones portuarias de Barcelona han registrado en el primer mes del año un movimiento de mercancías de 5,5 millones de toneladas, cifra que supone un incremento del 5,3% respecto al volumen de enero de 2019. La evolución de los graneles líquidos, que se han disparado el 42% interanual, ha permitido devolver los tráficos del puerto de Barcelona a la senda del crecimiento, tras un final de año 2019 marcado por la contracción de la actividad portuaria. De hecho, la desaceleración económica motivó un descenso de los tráficos mensuales de octubre, noviembre y diciembre de 2019.

En el caso de los líquidos a granel, que han superado los 1,5 millones de toneladas en enero, la autoridad portuaria ha destacado los incrementos de la gasolina (+89,5%) y el fuel (+83,5%), así como del gas natural (+24%) y los aceites y grasas, que prácticamente han duplicado el volumen registrado respecto a enero de 2019. También han contribuido los graneles sólidos a este cambio de tendencia en el inicio de 2020. En este segmento, que ha crecido el 6,1% y se ha aproximado a las 350.000 toneladas, el movimiento de cemento y clínker ha protagonizado los ascensos, con el 54,5% más que en el primer mes del año anterior. Las previsiones apuntan a que, una vez comience a operar la terminal de ICL en el puerto de Barcelona, se acelere el crecimiento de los sólidos por el transporte de sales y potasas.

La gasolina, el fuel y el gas natural han sido los protagonistas del aumento de los líquidos

En el ámbito de la mercancía general, se mantienen tendencias del ejercicio 2019. Respecto al tráfico de contenedores, este ha experimentado un nuevo retroceso por la dinámica del mercado de transbordo. En términos globales, el movimiento de contenedores en el puerto de Barcelona se ha reducido el 9,2% en enero, lo que ha situado el tráfico en 262.492 teus. “Este descenso es debido al mal comportamiento de los transbordos (contenedores descargados para volverse a embarcar a su destino final), que caen el 19,1%”, ha explicado la autoridad portuaria. También han disminuido el 3,6% los contenedores de importación, que han sumado 76.158 teus en enero. En cambio, los de exportación han crecido el 3,1% y se han situado en 76.757 teus. La Autoridad Portuaria de Barcelona ha destacado en su análisis los intercambios con Brasil (+48,4%), Arabia Saudí (+29%), Vietnam (+27,2%), Egipto (+26,6%), India (+24,4%), Japón (+17,2%) y China (+13,8%).

“El transporte marítimo de corta distancia o short sea shipping se ha mantenido en niveles similares a los de enero de 2019, con un movimiento de cerca de 29.000 unidades de transporte intermodal (utis) y un ligero descenso del 1,8%”, ha explicado la autoridad portuaria. En el caso concreto de las Autopistas del Mar, líneas regulares de carga y pasaje que conectan Barcelona con diferentes destinos de Italia y el Norte de África, “se ha producido un incremento del 6,8%, con 12.807 utis canalizadas”.

En enero de 2020, también se ha mantenido la incertidumbre de la industria del automóvil. Este factor es el principal vector de la dinámica de descenso del puerto de Barcelona y de otros enclaves españoles en el movimiento de vehículos. En el caso del puerto de Barcelona, ha sufrido una caída del 16,6% en el primer mes del año, para situarse en las 46.225 unidades.