30 de septiembre de 2020 | Actualizado 18:11

El último trimestre del año aboca a Maersk a pérdidas de 40,6 millones de euros

El grupo danés ha destacado las incertidumbres que presenta 2020 por los impactos del coronavirus, la normativa IMO 2020 y la debilidad de la economía
Las terminales del grupo incrementaron sus ingresos | APM Terminals Algeciras

El grupo danés A.P. Moller-Maersk ha registrado unas pérdidas de 40,6 millones de euros en 2019 debido a la ralentización que ha sufrido la economía en el cuarto trimestre del año. Los ingresos de la compañía durante el año pasado han sido de algo más de 42.000 millones de euros, ligeramente inferiores a los registrados en 2018, que superaron los 42.400 millones de euros, según ha anunciado la compañía. Las previsiones para 2020 del grupo danés no tienen un horizonte claro debido a las incertidumbres que provoca la situación con el coronavirus en China y la incertidumbre sobre el precio de los fletes derivada de la normativa IMO 2020, ha destacado la naviera.

El crecimiento en contenedores de A.P. Moller-Maersk se ha situado en el 1,4% en 2019

El enfoque estratégico de 2019, ha apuntado la naviera, ha sido mejorar el rendimiento financiero en la actividad oceánica y crear una mejor experiencia del cliente a través de una mayor fiabilidad y la introducción de servicios y productos en línea como Maersk Spot, que ofrece garantía de precio y carga. Durante el año, ha destacado el grupo danés, “hemos dado nuevos pasos en la integración del negocio a nivel estructural y cómo llegamos al mercado”.

Maersk ha reducido la deuda neta durante 2019 con un desapalancamiento de 3.000 millones de euros

El consejero delegado del grupo danés, Soren Skou, ha afirmado que a pesar de las condiciones de mercado “hemos podido mejorar nuestra rentabilidad y el cash flow. Continuamos durante 2019 con la reducción de la deuda neta que genera intereses, lo que ha conducido a un mayor desapalancamiento de 3.056 millones de euros durante el año”. Skou ha destacado que esta situación “nos da un punto de partida sólido en 2020 para expandir aún más nuestra oferta de extremo a extremo dentro de la logística de contenedores y, al mismo tiempo, gestionar los desafíos del mercado”. Skou ha señalado que si bien “aún necesitamos mejorar los rendimientos, hemos obtenido un progreso sólido en nuestro desempeño financiero en 2019, al tiempo que avanzamos en la transformación del negocio a pesar del débil crecimiento comercial, las tensiones comerciales en curso y la incertidumbre geopolítica en muchos mercados”.

La disminución en el transporte marítimo y aéreo ha sido compensada en parte por el almacenaje y la distribución

En la división de Ocean, el EBITDA se ha incrementado el 15% en 2019 hasta los 4.073 millones de euros. Los ingresos han sido, según la compañía, de 26.291 millones de euros, con una pequeña disminución de los vólumenes. El coste unitario del búnker fijo ha disminuido el 1,7%, principalmente por las mejoras en la gestión de la capacidad y la evolución del tipo de cambio, ha destacado la naviera. Por lo que respecta a Logística y Servicios, los ingresos han disminuido ligeramente hasta los 5.500 millones de euros, debido a la disminución en la actividad de transporte marítimo y aéreo que ha sido compensada solo en parte por un incremento en el almacenamiento y la distribución, según ha afirmado el grupo danés.

Por el contrario, la actividad de Terminales y Remolque ha experimentado un incremento de sus ingresos del 3,2% hasta los 3.600 millones de euros. En el caso de las terminales, los ingresos se han incrementado el 4,1% hasta cerca de 3.000 millones de euros. Este desarrollo positivo, ha destacado la compañía, ha sido impulsado por una aceleración de la nueva terminal en Moín (Costa Rica), mayores volúmenes, un incremento de los ingresos por almacenamiento y una reducción en los gastos de venta, generales y administrativos.

La incertidumbre de los efectos de la IMO 2020 sobre el precio del combustible y los fletes marcará el 2020

Para el presente año, A.P. Moller-Maersk ha señalado que espera un EBITDA de alrededor de 5.100 millones de euros y un crecimiento del volumen orgánico en Ocean que esté en línea o sea ligeramente más bajo que el crecimiento promedio estimado del mercado de entre el 1% y el 3% para 2020. Además de los posibles impactos del coronavirus, el grupo danés ha señalado que 2020 está también sujeto a incertidumbres relacionadas con la implementación de la normativa IMO 2020 y el impacto en los precios del combustible y las tarifas de los fletes, combinadas con las condiciones macroeconómicas más débiles y otros factores externos.