29 de noviembre de 2020 | Actualizado 12:01

Maersk vincula 4.610 millones de euros de crédito a su reducción de CO2

La naviera prevé recortar sus emisiones el 60% para 2030, lo que supone un objetivo más ambicioso que el de la Organización Marítima Internacional (IMO)
Maersk

El gigante marítimo A.P. Moller-Maersk ha asegurado una nueva línea de crédito rotativo vinculada a la sostenibilidad. A través de un ‘pool’ bancario de 26 entidades, entre las que se incluyen las españolas Banco Santander y BBVA, el grupo danés ha promovido esta iniciativa por un valor de 4.610 millones de euros (5.000 millones de dólares). Se trata de su primera refinanciación bancaria tras su transformación desde un conglomerado diversificado a una compañía logística de contenedores global, ha manifestado Maersk.

“El instrumento de crédito estaba sustancialmente sobresuscrito y estamos satisfechos con los nuevos términos y condiciones”, ha asegurado la directora general de Flota y Marcas Estratégicas del grupo, Henriette Hallberg Thygesen. A este respecto, ha añadido que “con él, hemos extendido el perfil de madurez de nuestro compromiso financiero, a la vez que nos hemos alineado con los compromisos en sostenibilidad”.

“Necesitamos soluciones para propulsar nuestros buques en los próximos diez años”
Henriette Hallberg Thygesen Directora de Flota y Marcas Estratégicas de Maersk

Los márgenes del crédito de este instrumento se ajustarán en base al progreso de Maersk para alcanzar sus objetivos de reducción de emisiones de CO2 respecto al volumen transportado, que aspira a disminuir el 60% en 2030. Desde la compañía marítima han puntualizado que este objetivo es “significativamente más ambicioso” que el de la Organización Marítima Internacional (IMO) del 40% para 2030. Asimismo, este instrumento refinancia los 4.700 millones de euros no ejecutados con vencimiento en 2021 y un plazo de cinco años, que puede extenderse hasta dos años adicionales. A este respecto, Maersk ha puntualizado que será parte de la reserva de liquidez de la compañía.

“Estamos comprometidos en alcanzar nuestro objetivo de ser completamente neutros para 2050 y este acuerdo sirve como otro facilitador para que podamos cumplir con esta ambición”, ha añadido Henriette Hallberg Thygesen. “Debido a la vida útil de nuestra flota, necesitamos encontrar soluciones nuevas y sostenibles para propulsar nuestros buques en los próximos diez años”. Para lograrlo, “estamos asociándonos con investigadores, reguladores, desarrolladores de tecnología, clientes, proveedores de energía y ahora bancos”.