23 de abril de 2021 | Actualizado 18:12

El operador de autopistas ferroviarias VIIA dedicará este año a estabilizar su negocio

Las sucesivas huelgas y temporales en 2019 y principios de 2020 han provocado la paralización de la actividad y el retraso de nuevos proyectos
Carga horizontal de semirremolques en la terminal de Le Boulou | VIIA

El operador ferroviario VIIA, filia de SNCF Logistics, dedicará el 2020 a “estabilizar su negocio”. Según las declaraciones de su presidente, Thierry Le Guilloux, las sucesivas huelgas en Francia y los temporales han provocado un “cierre del año 2019 complicado, y prevemos que los efectos negativos se prolonguen en el ejercicio 2020”. 

Las últimas huelgas por la reforma de las jubilaciones planteada por el Ejecutivo francés, así como los temporales, han llevado al operador ferroviario a interrumpir su actividad tanto en verano como en octubre de 2019. En general, ha explicado el presidente de VIIA, “ha sido un año de grandes dificultades, que además ha sucedido a un 2018 que también encadenó diversas huelgas que nos forzaron a paralizar nuestra actividad”. Por ello, de cara al 2020, el operador de autopistas ferroviarias prevé una continuidad de la situación del año 2019. Según Le Guilloux, “se han mantenido las huelgas en enero y aún perturbarán a lo largo de este primer trimestre nuestro tráfico ferroviario”. 

“Las huelgas aún perturbarán nuestro tráfico ferroviario a lo largo de este primer trimestre”
Thierry Le Guilloux Presidente de VIIA

El gestor de autopistas ferroviarias ha informado que su actividad actual se sitúa en el 75% respecto a la normal. En este sentido, “esperamos recuperar la total normalidad de nuestra actividad a finales del mes de marzo”, ha asegurado el presidente de VIIA. Por ello, según ha explicado el dirigente de la compañía, el año 2020 irá enfocado a la recuperación de la actividad y la estabilización del negocio. “Necesitamos completar previamente aquellos trenes que hemos lanzado y que aún no hemos podido cargar de forma plena debido a la consecución de estos problemas”, ha apuntado. VIIA planeaba este año el lanzamiento de una nueva línea ferroviaria entre dos puertos franceses, pero el proyecto ha sido retrasado “de manera indefinida” hasta que se haya recuperado la actividad. 

Por otra parte, en lo relativo a su actividad en España, el operador ha reforzado recientemente su equipo comercial en la Península. Los motivos, según ha explicado su presidente, han sido principalmente sustituir personal, y por otro, por la búsqueda de un refuerzo en la labor comercial para captar nuevos clientes.

Además, la empresa ferroviaria ha recordado su alianza con la Generalitat de Catalunya para el futuro desarrollo de la terminal de autopistas ferroviarias en el entorno del puerto de Barcelona. Según ha apuntado Le Guilloux, “estamos a la espera de un desarrollo más concreto, mientras tanto hemos recibido financiación europea, la cual ha ido destinada por una parte al desarrollo de su estudio, y por otra, a las obras cuando comience la ejecución del proyecto”.  No obstante, el presidente ha señalado que “es un proyecto a largo plazo y aún requiere una maduración de varios años antes de su puesta en marcha”.

EL OPERADOR FERROVIARIO SERÁ NEUTRO EN CARBONO A PARTIR DE ESTE AÑO
A pesar de las dificultades, la compañía ferroviaria ha reiterado que cumplirá con su objetivo de ser neutro en carbono en 2020. Según ha apuntado Le Guilloux, la multimodalidad a través de la autopista ferroviaria ya contribuye a la reducción de las emisiones de CO2, hasta del 94%, pero para completar el 6% restante, el operador ha llevado a cabo una serie de medidas para disminuir su huella medioambiental, así como la de sus proveedores. Por un lado, “transformamos de manera progresiva la flota hacia energías alternativas con la electrificación, el biodiésel o el hidrógeno”, ha explicado el presidente del operador. Y, por otro lado, “como no podemos alcanzar las cero emisiones a corto plazo, hemos lanzado un programa de compensación con la plantación de árboles”, ha añadido. Este programa pronto se desarrollará también en España, posiblemente en Catalunya, aunque esta compensación de emisiones tiene vocación a reducirse a medida que la compañía progrese a nivel de sostenibilidad.