2 de diciembre de 2020 | Actualizado 18:55

La Fiscalía de Seguridad Vial perseguirá penalmente las manipulaciones de tacógrafos

La institución también ha dado indicaciones para investigar eventuales situaciones de abuso laboral conectadas con la manipulación de estos instrumentos
Tacógrafo Digital | VDO

El Fiscal de la Sala Coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha remitido un oficio a las policías competentes en materia de tráfico, Guardia Civil, Mossos d’Esquadra, Ertzaintza y Policía Foral de Navarra para que instruyan atestados por delito de falsedad en documento oficial en casos de manipulaciones de tacógrafos de camiones y autobuses que alteren los registros del instrumento con la finalidad de sortear los controles policiales y administrativos. La reciente sentencia de enero de 2020 del Tribunal Supremo, en un procedimiento instado por la Fiscalía, ha abierto una vía para la persecución penal de estos comportamientos, ha recordado la institución.

Las policías competentes en materia de tráfico instruirán atestados por falsedad en documento oficial

El Tribunal Supremo ha señalado en su sentencia que los registros del tacógrafo son documentos oficiales con efectos jurídicos-penales y, por tanto, “su información almacenada en la memoria interna constituye un documento electrónico”. En caso de infringir esta resolución, los culpables podrían ser sometidos a una condena de hasta seis meses de prisión y al pago de una multa de 1.080 euros por un delito de falsedad documental, ha apuntado el Supremo en su sentencia.

La investigación no solo se limitará al conductor sino también a cualquier persona que manipule el tacógrafo

Bartolomé Vargas ha destacado que la manipulación “esconde el hecho de ir más deprisa, con menos horas de descanso, vulnerando la legislación”. En materia de autoría, ha señalado el fiscal, “caben todas las formas de complicidad”. Así, ha apuntado la Fiscalía, la investigación no solo se limitará al conductor, sino también al titular, encargado o empleado de la empresa propietaria del vehículo o del taller o cualquier otra persona que lleve a cabo estos comportamientos de manipulación.

El fiscal también ha dado indicaciones para la investigación de eventuales situaciones de abuso laboral conectadas con la manipulación de estos instrumentos, así como de la siniestralidad de las furgonetas de reparto de las mercancías por carretera. “Se trata de conductas aisladas”, ha destacado Vargas, “que deben ser erradicadas del sector del transporte, que en nuestro país funciona de forma eficaz y con calidad”.