26 de noviembre de 2020 | Actualizado 20:36
Josep Maria Cruset (Puerto de Tarragona) durante su presentación | Puerto de Tarragona

El puerto de Tarragona presenta sus proyectos de futuro a los empresarios aragoneses

“Somos la salida natural de Aragón al mar y podemos dar respuesta a los tráficos de mercancías que sus empresas puedan necesitar”, ha señalado Cruset

La Autoridad Portuaria de Tarragona ha presentado esta mañana en Aragón Plataforma Logística sus inversiones estratégicas para los próximos años. El Plan de Empresa del puerto prevé hasta 2024 una inversión de 150 millones de euros en el conjunto de las infraestructuras proyectadas, incluyendo su futura Zona de Actividades Logísticas (ZAL), las obras de la Terminal Intermodal de Guadalajara, la licitación para la construcción del Moll de Balears para cruceros, el desarrollo del muelle de la Química o la Terminal Logística Intermodal La Boella. “Estos proyectos se llevarán a cabo entre 2020 y principios de 2021”, ha especificado el presidente del puerto de Tarragona, Josep Maria Cruset.

“El puerto de Tarragona es la salida natural de Aragón al mar y está en disposición de dar respuesta para mover los tráficos de mercancías que las empresas de esta región puedan necesitar”, ha continuado Cruset. La autoridad portuaria ha destacado que su estrategia pasa por diversificar los medios de salida de las mercancías a granel y de carga general de las instalaciones, así como conseguir una mayor eficiencia y sostenibilidad en el movimiento de sus cargas. “El tráfico de contenedores y los puertos secos de producción agroalimentarios son la apuesta para consolidar el hinterland del puerto en Aragón”, ha añadido el presidente.

“La ZAL ofrece una gran oportunidad, ya que existe una gran saturación en otros espacios logísticos”
Josep Maria Cruset Presidente del puerto de Tarragona

Asimismo, la autoridad portuaria ha destacado que la ZAL, la Terminal Intermodal de Guadalajara y la de La Boella serán las opciones “más eficientes” para las empresas que quieran optimizar costes y reducir emisiones mediante el uso del ferrocarril. En cuanto a la ZAL, desde el enclave catalán han anunciado que empezará a mover mercancías propias en 2022, en vez de en 2021. Cruset ha añadido que sus 100 hectáreas supondrán “una ampliación del 20% de la superficie del puerto” y que en los próximos dos años terminarán las obras de urbanización y construcción de las primeras terminales. Asimismo, su puesta en marcha comportará la creación de unos 3.500 puestos de trabajo. “La ZAL ofrece una gran oportunidad para el territorio, puesto que existe gran saturación y precios elevados en otros espacios logísticos”, ha puntualizado Cruset.

En cuanto a la Terminal Intermodal de Guadalajara, el puerto tarraconense ha comentado que “el nuevo espacio logístico en el centro de la península es una clara apuesta por la intermodalidad y para optimizar la cadena logística”. A este respecto, Cruset ha comentado que “queremos añadir mayores facilidades para alcanzar el centro de la península a quien importa y la salida de esta para quien exporta”. Además, el presidente ha añadido que la terminal permitirá dar servicio a todas las empresas que quieran llevar sus productos y mercancías hasta la última milla.