26 de noviembre de 2020 | Actualizado 16:56

Navarra implantará peajes a camiones en la vía rápida entre Pamplona y Francia

Los transportistas han calificado la medida como "disparatada y discriminatoria", tras la reunión que han mantenido esta mañana con el Gobierno de Navarra
Carretera N-121-A | Gobierno de Navarra

El Gobierno de Navarra ha anunciado que implantará peajes para vehículos pesados en la carretera N-121-A, que conecta Pamplona con Francia a través de los pasos fronterizos de Dantxarinea y Behobia. Con esta medida disuasoria, la administración pública busca modular el tráfico pesado que circula por la vía, pues en 2019 la Red de Carreteras de Navarra registró una intensidad media diaria de 10.276 vehículos, de los cuales 2.880 fueron pesados. Asimismo, el Gobierno navarro ha informado sobre su intención de potenciar el transporte ferroviario de mercancías para reducir el número de camiones que pasan por sus carreteras en el medio y largo plazo. “Se trata de una línea de trabajo en consonancia con las políticas de la Unión Europea en materia de transporte, que abogan por avanzar hacia un transporte de mercancías más sostenible e intermodal”, ha justificado.

El Gobierno de Navarra se ha reunido con las asociaciones de transportistas para anunciarles la medida disuasoria

La Asociación de Transportistas de Navarra (Tradisna) ha mostrado su “rotunda oposición” a la implantación del peaje y ha criticado que “no sabemos ni dónde, ni cuándo, ni sobre todo cuánto nos costará”. Concretamente, el Gobierno de Navarra ha convocado esta mañana a las asociaciones de transportistas para anunciarles la medida, en una reunión que Tradinsa ha definido como “meramente” informativa. “No hemos podido alegar nada, dado que era una medida ya impuesta”, ha explicado en un comunicado.

Tradinsa ha remarcado que los vehículos ligeros suponen el 72% del tráfico total en la vía y que la medida es “disparatada y discriminatoria”, pues según ha afirmado afectará principalmente a las empresas y autónomos navarros. “Esta medida puede tener consecuencias legales importantes, como está ocurriendo con los peajes de la NI en Guipúzcoa”, ha añadido. Asimismo, la asociación ha recordado que el sector del transporte aporta 250 millones de euros a las arcas forales vía impuestos y ha señalado que los presupuestos del gobierno para este año no reflejan “la inversión necesaria” para el manteniminento de las carreteras.

OTRAS MEDIDAS DEL GOBIERNO NAVARRO
Por otra parte, el Gobierno ha adoptado en los últimos meses una serie de medidas para mejorar la seguridad en esta carretera, como limitar a un solo sentido los adelantamientos en los tramos de tres carriles o la colocación de radares fijos en los tramos que registran una mayor accidentalidad. En el futuro, la administración pública ha asegurado que potenciará la presencia policial desde un patrullaje proactivo y que estudia la puesta en marcha de un proyecto piloto para observar la conducta de los vehículos mediante cámaras e inteligencia artificial (IA).

Asimismo, para mejorar la visibilidad de la señalización, próximamente repondrá la señalización horizontal en la N-121-A y mejorará la iluminación en los túneles de su red de carreteras con luminarias LED. Finalmente, el Gobierno ha reiterado su apuesta por convertir esta carretera en una vía de 2+1, vías de doble sentido en la que el carril central se habilita para adelantar en una u otra dirección de manera alterna.