30 de septiembre de 2020 | Actualizado 18:11

Un nuevo radar en el Aeropuerto de El Prat mejora la navegación aérea en Catalunya y Baleares

El radar está operativo desde el pasado 6 de marzo e incorpora mejoras tecnológicas respecto a su antecesor, que ha prestado servicio desde 1989
Nuevo radar en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat | Enaire

El gestor de navegación aérea de España (Enaire) ha puesto en servicio un nuevo radar de última generación en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat para dar cobertura y servicio de vigilancia a los vuelos en la aproximación a la infraestructura y al tráfico de ruta de la zona noreste de la Península y Baleares. Asimismo, proporcionará cobertura a las aeronaves que despegan y aterrizan en los aeropuertos de Reus, Girona-Costa Brava, Sabadell y Palma, ha asegurado la empresa.

El radar, que lleva en funcionamiento desde el pasado 6 de marzo, tiene un radio de acción de 200 millas náuticas (43.000 kilómetros cuadrados de espacio aéreo), factor que le permite alcanzar la zona Este de la Península así como las Baleares. El radar, que ha contado con una inversión de 1,8 millones de euros, presta servicio a los centros de control aéreo de Enaire en Barcelona y Palma de Mallorca.

El nuevo radar de Enaire permite controlar un radio de acción de 43.000 kilómetros cuadrados

Equipado con receptores digitales, dispone de la tecnología Modo S, la cual permite conocer a qué compañía pertenece la aeronave, la ruta o la altura a la que vuela. Asimismo,”permite tener más información sobre las naves que están volando y gestionar el tráfico con más fluidez”, han destacado desde la compañía.

Otra de las grandes novedades que incorpora dicho radar es el uso de una estación redundante de Vigilancia Automática Radiodifundida (ADS-B), tecnología que permite obtener la posición exacta de los aviones. De este modo, el radar se une a los 18 radares Modo S que ya estaban operativos en España y sustituye a una unidad operativa desde 1989, el cual se ha instalado en una torre adyacente para mejorar la disponibilidad del servicio de vigilancia y acometer en el futuro la sustitución de los radares primarios del Aeropuerto de Barcelona y de Begas.