23 de octubre de 2020 | Actualizado 20:09

El puerto de Bilbao financia once apartaderos para transportes especiales en la N-240

Los transportes especiales deberán detenerse obligatoriamente en estas zonas si están generando congestión de tráfico tras de sí
Carga de proyecto en el puerto de Bilbao | Autoridad Portuaria de Bilbao

La Autoridad Portuaria de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia han firmado un acuerdo para crear apartaderos en la carretera N-240 para los transportes especiales. El acuerdo, ha indicado la institución portuaria, ya ha sido aprobado en el consejo de gobierno de la Diputación y tendrá que ser ahora ratificado por el consejo de administración de la autoridad portuaria y por Puertos del Estado. El proyecto ya está elaborado y prevé crear once zonas de parada técnica en el tramo de esta carretera entre Zeanuri y Bedia, todas ellas en sentido Bilbao. El presupuesto global para esta actuación asciende a cerca de 2,3 millones de euros, ha apuntado el puerto vasco.

Las obras comenzarán en febrero de 2021 con un plazo de ejecución previsto de 19 meses

Las características y dimensiones de cada uno de los apartaderos estarán adaptadas a la orografía y disponibilidad de terreno de cada una de las ubicaciones. La Autoridad Portuaria de Bilbao ha destacado que las anchuras oscilarán entre un mínimo de 5,5 metros y un máximo de 13 metros, y las longitudes entre los 107 metros del más corto y los 243 metros del más largo. La fecha prevista de adjudicación de las obras es noviembre de 2020 y éstas comenzarían en febrero de 2021, con un plazo de ejecución de 19 meses. El convenio recoge que la Diputación Foral de Bizkaia se hará cargo del proyecto de construcción, aportar los suelos necesarios y de licitar el contrato, mientras que la Autoridad Portuaria de Bilbao financiará la actuación, ha destacado la institución portuaria.

La carretera N-240, ha indicado el puerto de Bilbao, se trata de una de las vías principales de acceso desde la meseta a grandes terminales de transporte, como el enclave portuario bilbaíno, pero también al aeropuerto y áreas logísticas para el transporte de mercancías. Además, ha señalado la autoridad portuaria, es una carretera muy utilizada por los transportes especiales al no ser de peaje y ser la principal ruta entre las empresas que fabrican este tipo de piezas, especialmente eólicos, y el puerto de Bilbao. El paso de los convoyes genera inconvenientes para los propios transportistas, ya que, debido a sus grandes dimensiones y baja velocidad, ocasionan congestión del tráfico. Por ello, los transportes de este tipo deberán pagar obligatoriamente si están generando cola de vehículos tras de sí, ha señalado la Autoridad Portuaria de Bilbao.