26 de octubre de 2020 | Actualizado 18:37

Los operadores logísticos identifican un aumento de los pedidos online por el coronavirus

La propagación del virus ha generado un repunte del ecommerce del 12,5%, según UNO, que recuerda que esta práctica “evita el movimiento de personas”
Uber Eats

El comercio electrónico ha registrado un aumento del 12,5% respecto al año pasado debido a las restricciones en movilidad recomendadas por el Ejecutivo en los últimos días por la crisis del coronavirus. “Esta práctica evita el movimiento de las personas, y frena, por tanto, las posibilidades de contagio”, ha señalado el presidente de la patronal de la logística UNO, Francisco Aranda, y ha añadido que “como asociación empresarial, solicitamos que en ningún caso se restrinja el movimiento de mercancías”. 

UNO ha publicado, junto con Comisiones Obreras (CCOO) y UGT, una guía específica de recomendaciones para el sector de la logística y el transporte. Se trata de un documento con recomendaciones para prevenir el coronavirus o para actuar en el caso de afectados. El objetivo de este material es “aportar calma, transparencia, armonizar las actuaciones y facilitar coordinación a empresas y trabajadores”, ha destacado UNO. 

UNO ha llamado a la calma para evitar generar desabastecimiento y una innecesaria alarma social

Las medidas excepcionales tomadas, tanto a nivel nacional como internacional, no afectan por el momento al tráfico y transporte de mercancías, ni a la logística de las cadenas de suministro. Por este motivo, la patronal logística insiste en que debe mantenerse esta línea y garantizar “tanto la actividad de los almacenes logísticos como el transporte de mercancías con las máximas garantías de salud y seguridad para los trabajadores”. De lo contrario, ha explicado Aranda, “se generaría desabastecimiento y, consecuentemente, una alarma social innecesaria”. 

En paralelo, UNO se ha dirigido al Gobierno, y especialmente a la Comunidad de Madrid, para que profundicen en un paquete de medidas extraordinarias que faciliten la adaptación real de las empresas a esta nueva coyuntura, con el objetivo de poder garantizar el suministro, la actividad y los puestos de trabajo. Francisco Aranda, ha subrayado en este sentido que “necesitamos urgentemente bajadas inmediatas de impuestos, no aplazamientos, para que los poquísimos recursos se dirijan al mantenimiento de la actividad y del empleo”.