5 de diciembre de 2020 | Actualizado 18:53

El coronavirus dispara el consumo de productos para bebé y de alimentación

La demanda de productos de gran consumo se ha multiplicado debido al incremento en la frecuencia de compra durante las primeras semanas de marzo
Asedas

Los hogares españoles han incrementado su gasto en productos para bebé y alimentación en los primeros días de la llegada de la crisis del coronavirus. Según los últimos datos de la consultora en paneles de consumo Kantar, durante la primera semana de marzo, el gasto se ha visto incrementado hasta el 9% en productos gran consumo respecto al promedio semanal de los dos meses anteriores, lo que ha motivado un incremento de la actividad logística y de transporte asociada a estos bienes.

Este crecimiento se llegó a elevar hasta el 13% la semana pasada, cuando el país empezó a notar las primeras infecciones por el Covid-19. El aumento se ha visto impulsado, por una parte, por un ticket mayor (+5%) y un incremento en la frecuencia de compra (+3%) respecto a las primeras ocho semanas del año. Así, durante la semana analizada por Kantar, entre 2 y el 8 de marzo, la consultora ha destacado un aumento en el consumo en todas las categorías, aunque de manera particular han destacado los productos para bebés, la alimentación y bebidas envasadas, y droguería. 

En concreto, el gasto en productos para bebés ha crecido en 18 puntos durante la primera semana de marzo. Asimismo, dentro de la alimentación y bebidas envasadas, los mayores crecimientos han sido los cereales, el cacao, arroces y pastas alimenticias. Además, se ha empezado a notar un aumento en productos de indulgencia como el chocolate, aceitunas y cerveza . Esto se debe a que, según Kantar, “tras el primer aprovisionamiento de las categorías más básicas como agua, leche, conservas, lejías y desinfectantes, jabón de manos o papel higiénico, en la siguiente semana los consumidores han añadido a su cesta otras categorías que vienen a complementar lo más esencial, e incluso permitirse algunos momentos de placer durante el confinamiento en casa”. 

Por canales, el mayor consumo sigue concentrado en el canal online y tiendas de proximidad, con un crecimiento del 0,3 y 0,2 puntos, respectivamente. El canal online ha conseguido atraer, además, al 2,7% de los hogares españoles y con un ticket todavía mayor al que suelen hacer de forma habitual. 

Tras unos días con unos incrementos desmesurados en las compras presenciales, “la demanda se ha ajustado a la realidad y se ha producido un incremento del comercio electrónico”, ha constatado el presidente de UNO, Francisco Aranda. A juicio de la patronal logística, esto viene motivado por dos circunstancias: la primera, es que la población se ha convencido finalmente de que no se va a producir un problema de desabastecimiento, y por otro, se ha concienciado aún más de la importancia de no salir a la calle. Estos dos factores han producido “una activación de la compra por internet, en base a la necesidad real del momento”, ha añadido Aranda. La patronal de la logística ha cifrado el aumento del comercio electrónico centrados en productos de primera necesidad en el 13,5%. 

“Se ha producido una activación de la compra online, en base a la necesidad real del momento”
Francisco Aranda Presidente de UNO

“El alza de las compras en gran consumo es proporcional al grado de preocupación por la situación actual”, ha destacado, por su parte, la consultora Kantar. Así, las regiones con mayor preocupación muestran un mayor aumento de las compras en alimentación y limpieza, con un crecimiento de 15 puntos en Levante y Andalucía y de 8 en Madrid. En cuanto a los grupos demográficos, el crecimiento ha sido especialmente fuerte en los perfiles más jóvenes: el 35% en jóvenes independientes, el 21% en hogares monoparentales y el 19% entre parejas con hijos pequeños. 

LA ESTRUCTURA LOGÍSTICA ESPAÑOLA PERMITE EL ABASTECIMIENTO CONSTANTE
Según la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), “la estructura de la distribución alimentaria en España permite que la disponibilidad de alimentos no sea un problema para la población”. La capilaridad y eficiencia de la distribución, que cuenta con cerca de 400 plataformas logísticas repartidas de forma equilibrada por todo el país, permite abastecer una red de establecimientos de alimentación formada por más de 24.300 tiendas entre supermercados e hipermercados y 30.000 del comercio tradicional. De esta manera, las empresas de distribución han procedido a llevar a cabo la reposición de productos con mayor frecuencia de lo habitual, han explicado desde Asedas.