22 de septiembre de 2020 | Actualizado 14:35

El ferrocarril entre China y Europa gana atractivo como alternativa al barco y el avión

Este modo está ganando peso durante la crisis sanitaria por sus precios más ajustados respecto al avión y los menores tiempos en comparación con el barco
El tren Yixinou, que conecta Madrid con la ciudad china de Yiwu en la conocida como Ruta de la Seda | Adif

El transporte ferroviario de mercancías entre China y Europa se presenta como una vía alternativa para mover la carga en época de coronavirus. El impacto de la pandemia ha generado incidencias, particularmente en los servicios de transporte aéreo y marítimo, así como afecta en los mercados de manera transversal. Aunque el ferrocarril tampoco resulta inmune a este virus, la compañía especializada en comercio internacional y aduanas Arola ha asegurado que este modo de transporte “ofrece soluciones competitivas de tiempo de entrega y un importante ahorro de precios en comparación al transporte aéreo”. No obstante, ha puntualizado que, debido al incremento en el uso del ferrocarril en las últimas semanas, su capacidad se está viendo limitada.

“El ferrocarril siempre es una buena opción, sobre todo en los trayectos de larga distancia”, ha coincidido el gestor de productos multimodal de la empresa Transfesa Logistics, Pablo Luis García Buitrago. “Ahora, la línea entre Yiwu (China) y Madrid se ha restablecido y sigue siendo una perfecta manera de transportar mercancías entre ambos puntos”. Aunque Transfesa Logistics utiliza de manera “muy puntual” este servicio ferroviario, García Buitrago ha reconocido que, tras el restablecimiento de la línea, la empresa está retomando los contactos y que “varios clientes nos han pedido más cotizaciones en ambas direcciones”.

Ante la creciente falta de capacidad en el transporte marítimo y aéreo, desde Alfil Logistics han reconocido también que “ya estamos gestionando transportes de carga seca (paletizada) por tren desde China a España con la conexión entre Yiwu-Madrid”. De hecho, “nuestros clientes valoran muy positivamente” esta solución en estos momentos, que además, en el caso de este operador, se ve reforzada por su “equipo dedicado al mercado chino y asiático”.

Transfesa considera la línea entre Yiwu y Madrid una “perfecta manera” de transportar mercancías

Por su parte, la filial española de la multinacional DSV ha explicado que “el ferrocarril es una alternativa muy segura, fiable y con tiempos de tránsito de 28 días puerta a puerta”. A este respecto, la compañía ha constatado que, en las últimas semanas, se ha producido un incremento de este modo de transporte: “Los clientes están utilizando DSV Rail para traer a España las mercancías, que ya tenían retraso en la producción en China por el coronavirus”. No obstante, DSV ha reconocido que “otra alternativa dentro de nuestro plan de contingencia con China es el camión, con tiempos de tránsito de entre 18 y 20 días puerta a puerta”.

“El precio del tren siempre será más caro que el barco, ya que es un medio de transporte más rápido”, ha señalado, por su parte, García Buitrago. “Las capacidades son algo limitadas, pero puedes hacer una reserva con una semana de adelanto. Por lo tanto, a día de hoy, es más flexible en ese aspecto”. A esto, el directivo de Transfesa Logistics ha añadido que “sigue siendo el modo de transporte más ecológico que existe y, por lo tanto, hay que potenciarlo”.

DSV destaca ventajas del modo ferroviario como su gestión documental aduanera similar al marítimo

Por su parte, DSV ha afirmado que “el transporte ferroviario es una solución intermedia entre el aéreo y el marítimo, tanto en precios como en tiempos de tránsito” y que funciona “muy bien” para consolidados. Entre otros, el operador ha destacado que “a nivel de gestión documental y aduanera es similar al marítimo, cuenta con disponibilidad de varias salidas semanales, permite la reducción de costes de capital y de intereses, posibilita la mejora en la gestión de existencia, es medioambientalmente sostenible y se puede realizar seguimiento online del tren”.

LA COMPETITIVIDAD DEL RESTO DE MODOS DE TRANSPORTE
En cuanto a transporte aéreo se refiere, Arola ha explicado que el Covid-19 impacta más a este sector que al marítimo. Concretamente, por la disminución de la capacidad que ha experimentado a causa de las restricciones de vuelos de pasajeros en todo el mundo. “La mayoría de las compañías aéreas extranjeras han cancelado sus vuelos mixtos de pasaje y carga con el país asiático y las aerolíneas nacionales, como Air China, se concentran en satisfacer la gran demanda de los ciudadanos chinos en ultramar para regresar a su país ante la amenaza de la pandemia a nivel mundial”, ha detallado.

Las aerolíneas han empezado adaptar los aviones de pasaje para transportar más carga aérea

Esta situación ha provocado que los fletes aéreos permanezcan “muy volátiles y excesivamente altos”, según Arola, y que el espacio aéreo deba concentrarse en los servicios que ofrecen los aviones cargueros, priorizando por tipología de carga. De esta forma, el suministro de materiales médicos para luchar contra el coronavirus predomina sobre el resto de mercancías. De hecho, en el ámbito estatal, Madrid y Valencia fletan cargueros para traer material sanitario desde China, además de multinacionales españoles que están colaborando en este sentido. Arola ha constatado que las aerolíneas han empezado a cambiar la configuración de los aviones de pasaje para adaptarlos a carga. “Con ello, no tienen aviones parados en los aeropuertos y obtienen un buen rendimiento económico”, ha añadido. Sin embargo, eso no ha evitado que las compañías aéreas tengan por delante un horizonte económico difícil.

En referencia al transporte marítimo, Arola ha afirmado que las navieras mantendrán sus salidas semanales “sin ninguna alteración” hasta el mes de mayo, momento en el que prevé que se produzca una semana de ‘blank sailing’. En este sector, el principal desafío es la disponibilidad de equipos y un reposicionamiento adecuado, que según Arola ha sido “imposible” en las últimas semanas y meses. “Esta escasez podría solucionarse el próximo mes de abril”, ha augurado.

La mayoría de fronteras chinas permanecen abiertas y no hay requisitos de cuarentena para los camioneros

Finalmente, la compañía especializada en comercio internacional ha informado de que las fábricas y los servicios logísticos en China, exceptuando los de la provincia de Hubei, “están funcionando al 100%, intentando recuperar las pérdidas y retrasos causados por el confinamiento general”. Además, en cuanto al transporte terrestre se refiere, el gigante asiático ha recuperado la normalidad, de nuevo con la excepción de la provincia en la que se originó la pandemia. A este respecto, la mayoría de sus fronteras permanecen abiertas y no se imponen requisitos de cuarentena obligatoria para los camioneros extranjeros que acceden al país.