22 de septiembre de 2020 | Actualizado 16:27

Jungheinrich aspira a mantener su actividad para mitigar el impacto del coronavirus

La intralogística ha subrayado su voluntad de mantener sus procesos y capacidad de suministro estables para amortiguar las consecuencias del coronavirus
Jungheinrich

La empresa de intralogística y equipos de manipulación Jungheinrich ha alertado sobre los efectos que provocará la pandemia del coronavirus en sus resultados. A pesar de desconocer cuál será el alcance de estas consecuencias, la compañía trabaja para “mantener la normalidad en la producción de las plantas en funcionamiento, así como en los servicios de postventa”. De esta manera, Jungheinrich aspira a “prevenir que la situación tenga un impacto negativo en la cadena de suministro y en los procesos de producción”. 

Hasta la fecha, la capacidad de suministro de la empresa intralogística se encuentra estable. “Proteger a nuestros empleados y salvaguardar nuestras capacidades para hacer entregas son nuestras principales prioridades”, ha subrayado. Así, Jungheinrich ha establecido un equipo de crisis para este propósito, liderado por su consejo de administración, que toma decisiones diarias basadas en la evolución diaria de la situación. 

Jungheinrich ha creado un equipo de crisis para la toma de decisiones según la evolución diaria de la situación

ALCANZA SUS OBJETIVOS FINANCIEROS UN AÑO ANTES
Por otra parte, la compañía especializada en equipos de manipulación ha generado unos ingresos de más de 4.000 millones de euros en 2019, lo que ha permitido alcanzar sus objetivos para 2020 un ejercicio antes de lo planeado. Los ingresos del grupo excedieron la cifra del año anterior en el 7%, y el EBIT disminuyó en 12 millones de euros, el 4% menos que en 2018. A nivel geográfico, Europa ha concentrado el 87% de los ingresos de la intralogística. Además, Jungheinrich ha subrayado el aumento en la demanda de carretillas eléctricas. Del volumen total de las unidades vendidas, el 97% fueron eléctricas, lo que representa “la cuota más alta del mercado”, ha destacado la intralogística.

En 2019, el mercado global de equipos de manutención presentó su primer descenso desde 2012, de menos del 2%, o 31.000 carretillas elevadoras, en comparación con el año anterior. Esta evolución, según ha explicado Jungheinrich, se debe a una desaceleración en los pedidos tanto en el mercado europeo como en el norteamericano, que no ha compensado el crecimiento en China. En Europa, la demanda de equipos de almacenamiento, carretillas elevadoras con batería y carretillas elevadoras con motor de combustión se ha mantenido por debajo de las cifras del año anterior, debido, principalmente, al decremento en el área de productos de equipos de almacenamiento. 

Del volumen total de carretillas vendidas en 2019, el 97% fueron eléctricas, la cuota más alta del mercado

Por otra parte, la empresa ha vendido más de 20.000 baterías de iones de litio a través del negocio de carretillas nuevas y del reacondicionamiento de carretillas. Además, Jungheinrich fundó JT Energy System junto a su socio Triathlon Holding, y construyó el centro de desarrollo, fabricación y reacondicionamiento para baterías de iones de litio más grande de Europa en Freiberg, Alemania. 

JUNGHEINRICH PAUSA LA PRODUCCIÓN EN SU PLANTA PRINCIPAL 
A pesar de mantener su producción con normalidad, la falta de materiales como consecuencia de la crisis del coronavirus ha obligado a la compañía a anunciar el cierre temporal de la producción de su fábrica principal en Moosburg (Alemania). Según ha explicado Jungheinrich, “el objetivo es reanudar la producción después de Pascua, si para entonces el stock de material se ha repuesto”. Hasta entonces, los mil empleados de la fábrica trabajarán a jornada reducida. En la planta de la compañía en Moosburg se producen, principalmente, baterías y carretillas contrapesadas de combustión interna.