4 de diciembre de 2020 | Actualizado 19:06

Renfe tiende la mano a los privados para sostener el ferrocarril de mercancías

El operador ha paralizado los contratos de alquiler de 30 locomotoras y 200 vagones a las empresas privadas para mitigar el efecto del Covid-19 en el sector
Renfe Mercancías

La división de alquiler de material rodante de Renfe, más conocida como Rosco en el ámbito ferroviario, ha suspendido los contratos suscritos con los operadores privados de mercancías. Por tanto, según ha explicado la compañía pública a Europa Press, no se facturará ni se cobrará el alquiler del material rodante contratado por las diversas empresas privadas mientras se mantenga la actual parálisis de los equipos por la crisis del coronavirus.

Con esta medida, se suavizarán las consecuencias económicas de la caída de actividad en el conjunto del sector y se reducirán los efectos del Covid-19 en la futura cuota del ferrocarril en España. A pesar de las dificultades en el segmento de mercancías del operador público y de que alquila material rodante a competidores directos en dicha actividad, esta actuación favorece al modo ferroviario con el objetivo de potenciarlo por su menor impacto ambiental y para mejorar su competitividad en la etapa postcoronavirus. Como han señalado expertos ferroviarios en reiteradas ocasiones, la competencia no puede circunscribirse únicamente entre operadores del sector, porque compite en las cadenas logísticas con otros modos a los que debe dar réplica en términos de eficiencia y fiabilidad.

Por su parte, el presidente de la Asociación Ferroviaria de Empresas Privadas (AEFP), Juan Diego Pedrero, ha expresado su satisfacción por el acuerdo. Se trata de una petición que habían realizado los operadores privados a Renfe ante las dificultades que están atravesando por la crisis sanitaria y el estado de alarma. El acuerdo, que se materializará a través de una adenda en los contratos, contempla la suspensión del pago del alquiler “durante el tiempo que dure el estado de alarma y con efectos retroactivos” , ha añadido Pedrero. Eso sí, las empresas deberán “justificar la paralización del material”. En total, Renfe dejará de percibir el alquiler de 30 locomotoras y 200 vagones en el periodo pactado, según las cifras facilitadas por la AEFP. Los operadores privados han valorado la sensibilidad de Renfe con el sector, que contrasta con Adif, a la que acusan de hacer oídos sordos a sus peticiones sobre cánones o estadías de material en vía.