29 de noviembre de 2020 | Actualizado 12:01

Correos electrifica su flota con la sustitución de 200 furgonetas diésel

La licitación prevé que estas unidades cuenten con todo tipo de datos inteligentes para realizar un mantenimiento predictivo
Correos

El operador postal Correos adquirirá 201 furgonetas eléctricas para sustituir aquellos vehículos de su flota que no cumplen actualmente con la normativa Euro 6. Para ello, la compañía pública ha lanzado una licitación con el fin de electrificar su flota con furgonetas comerciales de categoría N1 y etiqueta ecológica cero por un valor de siete millones de euros. 

Según el pliego de condiciones, las unidades deberán reunir una serie de características como disponer de una mampara fija de separación entre la zona de conducción y la zona de carga o incorporar una puerta deslizante en el lateral en el lado del pasajero, entre otras prestaciones. Además, según ha indicado Correos, deberán tener un equipamiento que permita el seguimiento de la ubicación del vehículo, del trayecto recorrido, la velocidad, número y tiempos de parada, tiempo al ralentí, kilómetros realizados, datos de consumo, así como otras informaciones de interés “que permitan realizar un mantenimiento predictivo del vehículo”. 

En cuanto a la distribución de esos vehículos en las diferentes Comunidades Autónomas del territorio, Catalunya, Castilla-La Mancha, Galicia y Comunidad Valenciana dispondrán cada una de 30 unidades. También las Islas Canarias se beneficiarán de 27 de estas furgonetas, mientras que Aragón y Asturias tendrán respectivamente unas 15. Por último, a Baleares se destinarán 14 vehículos y a Navarra, otros 10. 

Catalunya, Castilla-La Mancha, Galicia y Comunidad Valenciana dispondrán de 30 unidades cada una

Asimismo, Correos planteará al adjudicatario del contrato de esas 201 furgonetas la recompra de las unidades que van a sustituir. La compañía pública ha concretado que se tratan de los modelos Renault Kangoo (182), Fiat Scudo (9) y Citroen Nemo (10). El operador ha estimado que el 50% de estos vehículos estarán operativos y los restantes serán para desguace. No obstante, el número de vehículos podría disminuir, si Correos considerara necesario seguir utilizándolos para su propio servicio.