23 de abril de 2021 | Actualizado 18:12

Transportes prorroga la validez de las tarjetas de tacógrafo de empresas y conductores

La medida será de aplicación a conductores y empresas que hayan presentado la solicitud de renovación hasta 15 días hábiles antes de su caducidad
Just In Time Expeditions

El ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha publicado una orden ministerial por la que establece medidas excepcionales y el procedimiento a seguir por parte de los titulares de tarjetas de tacógrafo, tanto de conductor como de empresa. De esta forma, el Ejecutivo ofrece una alternativa en aquellos en que no puedan renovarse como consecuencia del impacto que han tenido las medidas extraordinarias en el funcionamiento ordinario de los órganos administrativos competentes para la expedición de dichas tarjetas y en la ralentización de los tiempos de su entrega a los interesados a través del servicio de Correos.

La caducidad debe estar comprendida entre el 6 de marzo y los 15 días hábiles posteriores al fin del estado de alarma

En el caso de las tarjetas de conductor, los profesionales cuya tarjeta de tacógrafo tenga fecha de caducidad entre el 6 de marzo de 2020 y los 15 días hábiles posteriores a la fecha en la que finalice el estado de alarma o sus prórrogas, ambos días inclusive, podrán seguir realizando servicios de transporte. Sin embargo, el ministerio ha subrayado que esta medida únicamente será de aplicación para aquellos conductores que hayan presentado la solicitud de renovación de la tarjeta como mínimo 15 días hábiles antes de su fecha de caducidad. La orden ministerial indica que los transportistas deberán imprimir los datos del vehículo que conduzcan antes de iniciar el viaje, consignando los datos que permitan su identificación, y los periodos relativos a los tacógrafos en el transporte por carretera. Al finalizar el viaje, deberán imprimir los datos correspondientes a los periodos de tiempo registrados por el tacógrafo, así como registrar cualesquiera periodos dedicados a otros trabajos, disponibilidad y descanso desde el inicio del viaje, cuando no hubieran sido registrados por el tacógrafo. En todo caso, deberán llevar en el vehículo la tarjeta caducada y un resguardo de la solicitud de renovación.

Por lo que respecta a las tarjetas de empresa, aquellas con fecha de caducidad en el mismo periodo señalado para los conductores, quedan exentas de su utilización y de las obligaciones para las que su uso fuera imprescindible. Esta medida será de aplicación para aquellas compañías que hubieran presentado la solicitud de renovación de la tarjeta en el plazo de 15 días hábiles antes de la fecha de caducidad de la misma, siempre que la empresa no disponga de otras tarjetas en vigor en el periodo comprendido entre el 14 de marzo y los 15 días posteriores a la finalización del estado de alarma. No obstante, ha subrayado el ministerio, desde el momento en que la compañía tenga a su disposición alguna tarjeta de empresa en vigor, deberá realizar las descargas de la unidad vehicular del tacógrafo y de las tarjetas de los conductores desde la última descarga realizada, para evitar que se pueda producir pérdida de datos o carencia de registros del tacógrafo que la empresa está obligada a conservar y a poner a disposición de la Administración.