26 de noviembre de 2020 | Actualizado 20:36

El shipping pide a la UE congelar las propuestas legislativas sobre su industria durante la crisis

Las navieras justifican que la presente crisis impide a los armadores aportar un feedback adecuado y a tiempo de las propuestas
Pexels

La asociación europea de navieras ECSA, junto a la organización de cruceros CLIA Europe, la Asociación de Dragado Europea (EuDA) e Interferry han solicitado a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la suspensión temporal de las consultas públicas y evaluaciones de impacto de la UE. “La situación sin precedentes del brote de Covid-19 afecta a la habilidad de nuestras asociaciones para proporcionar feedback preciso y a tiempo en las consultas que se están llevando a cabo”, han expresado en una carta conjunta. “La falta de input directo de los navieros a sus asociaciones nacionales influye de manera negativa en la habilidad de los departamentos de la Comisión Europea para asesorar de manera adecuada el impacto de las opciones legislativas propuestas”.

Las asociaciones han pedido congelar durante al menos seis meses estos procedimientos

Asimismo, los signatarios de la carta han destacado que las evaluaciones de impacto se suelen basar en datos del año anterior y que, en el presente ejercicio, “la perspectiva financiera, de negocios, social y laboral cambiará de manera severa”. En este sentido, han destacado que, para finales de año, “la situación será completamente diferente de lo que sabemos hasta ahora”. Por ello, las asociaciones han solicitado congelar durante al menos seis meses este tipo de procedimientos, de manera que coincida con la reanudación de las actividades en el Parlamento Europeo en septiembre.

A pesar de ello, estas han reiterado su apoyo a los objetivos climáticos de la Comisión Europea y han demandado que la voz de la UE en la Organización Marítima Internacional (IMO) sea “unida, proactiva y positiva”. A esto, la ECSA ha añadido que “actualmente las navieras están haciendo lo que pueden para asegurar que los suministros y bienes lleguen a Europa y que se lleven a cabo otras actividades marítimas cruciales, con los marineros y otro personal marítimo realizando una gran labor bajo condiciones difíciles”. Finalmente, los navieros europeos han recordado que “esta crisis sin precedentes requiere de reacciones sin precedentes” y que, para asegurar la supervivencia de la industria, se necesitan “acciones más concretas y específicas”.