15 de mayo de 2021 | Actualizado 16:20

Correos reorganiza su operativa para afrontar el aumento de envíos diarios

El servicio postal público gestiona una media diaria de 5,5 millones de envíos y atiende a 80.000 personas de promedio con el 26% de su plantilla presencial
Correos

El operador público postal Correos ha gestionado una media diaria de casi 5,5 millones de envíos y atiende a unas 80.000 personas de promedio desde la entrada en vigor del estado de alarma. Para cumplir con estos servicios y el incremento de actividad, ha reorganizado sus equipos y ha ampliado en una hora más el horario de apertura en las 61 de las oficinas que se encuentran sobrecargadas en la Península. 

En concreto, trabajaron presencialmente en Correos una media diaria de 13.814 personas -entre oficinas, reparto, centros logísticos, oficina de cambio de Barajas y sedes administrativas de toda España- entre el 13 y el 17 de abril, lo que ha supuesto movilizar el 26% de la plantilla total de la empresa postal pública (53.041 empleados). En este sentido, para garantizar la prestación del servicio postal y llevarlo a cabo con el personal mínimo imprescindible, la entidad pública ha tenido que reorganizar su operativa e implementar diversos protocolos. Por ejemplo, los envíos no se pueden dejar en el buzón, sino que se entregan en el suelo de la puerta del domicilio o mostrador de la oficina, sin firma en las PDA para evitar cualquier contacto entre trabajadores de Correos y clientes, lo que se conoce como medidas de contacto cero. 

Correos ha repartido 5,3 millones de guantes, 370.000 mascarilllas y gel hidroalcohólico entre sus empleados

Según ha informado la compañía, también ha repartido más de 5,3 millones de guantes, 466.000 toallitas desinfectantes, 370.000 mascarilllas y 15.710 litros de gel hidroalcohólico entre sus empleados. Además, se han instalado 5.117 mamparas protectoras en las oficinas de todo el país. Igualmente, cuando se ha detectado un caso en un centro de trabajo, se está aplicando el protocolo establecido: cuarentena de los trabajadores, cierre y desinfección del espacio físico y reapertura con un equipo de trabajadores diferente para preservar la prestación del servicio postal público obligatorio.