22 de enero de 2021 | Actualizado 17:04

España conmina a la UE a dar una respuesta común a los tiempos de conducción y descanso

Las asociaciones de transportistas mantienen posturas distintas sobre mantener la flexibilización de la normativa fuera de periodos excepcionales
Renault Trucks

La derogación y adaptación de los tiempos de conducción y descanso en el transporte por carretera ha sido una cuestión clave para mantener la actividad y asegurar el abastecimiento de mercancías de primera necesidad durante la crisis del coronavirus. Sin embargo, resulta “imprescindible fijar un enfoque común en las derogaciones del Reglamento de los tiempos de conducción y descanso”, ha afirmado el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. También es necesario que establecer “reglas de armonización relativas a la extensión de la validez de determinados certificados y licencias”, ha añadido Ábalos durante la última reunión de ministros europeos del ramo. Por ello, el titular del departamento de Transportes español ha aplaudido “la propuesta de la Comisión Europea sobre la adopción de un reglamento Ómnibus que dé uniformidad a aquellas excepciones y ofrezca seguridad jurídica a los trabajadores del transporte, esenciales en esta crisis”.

La Comisión Europea responderá positivamente a la demanda de flexibilización de otros nueve Estados

En este sentido, la Comisión Europea ha “respondido positivamente a las solicitudes de 11 Estados miembro de exención temporal de las normas de la Unión Europea sobre tiempos de conducción y periodos de descanso que han establecido”. La institución ha recordado que la exención “proporcionará a los conductores la flexibilidad que necesitan para mantener los bienes en movimiento en toda Europa, incluso si se encuentran con colas en los cruces fronterizos, acceso reducido al descanso e instalaciones sanitarias a lo largo de la red”. El Ejecutivo comunitario ha señalado que otros “nueve Estados miembro han solicitado también esta exención temporal y recibirán una decisión positiva en las próximas semanas”.

La Fundación Corell defiende el mantenimiento de las medidas el tiempo que sea necesario

El Think Tank Movilidad, de la Fundación Corell, ha realizado un análisis sectorial del sector del transporte y la distribución de mercancías en el que ha apuntado que las limitaciones y rigideces “en la reglamentación de horarios de actividad (conducción, otros trabajos o descansos) merman la salud de los conductores y la eficiencia de la actividad”. La flexibilización del reglamento europeo permite “organizar mejor los descansos sin paradas obligatorias en el camino”, a juicio del think tank. Por ello, ha elaborado una propuesta para la reactivación ordenada de la actividad y que minimice los efectos negativos de la crisis, en la que ha apuesta por “prolongar la actual situación de flexibilidad en cuanto a tiempos de conducción y descanso durante el periodo que sea necesario”. Además, ha emplazado a la Administración a “reestudiar e implantar cambios que, sin merma de periodos de descanso, flexibilicen los mismos, con el fin de mejorar el bienestar y la conciliación de la vida laboral y familiar de los conductores”.

DIFERENCIAS SOBRE FLEXIBILIZAR LA NORMATIVA DE TIEMPOS
Sin embargo, este planteamiento de la Fundación Corell cuenta con defensores y detractores entre las asociaciones consultadas. El secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), José María Quijano, se ha mostrado de acuerdo en la flexibilización de los tiempos de conducción y descanso, ya que “las medidas transitorias llevadas a término durante la situación de la pandemia han contribuido a mejorar la situación de los conductores por las necesidades de adaptarse a las circunstancias provocadas por las dificultades generadas respecto a lugares de descanso, urgencia de entrega de ciertos productos, evitar la concentración de camiones en las áreas y la posibilidad de volver a casa”.

CETM aboga por una mayor flexibilidad por la situación periférica de España respecto de Europa

Quijano ha destacado que las empresas de transporte españolas, “y sobre todo aquellas que realizan transporte internacional, necesitan que se arbitre una mayor flexibilidad a la hora de organizar los tiempos de conducción y descanso por la situación periférica de España respecto a los mercados europeos”. El secretario general de CETM ha señalado que esta posibilidad “puede hacer que los conductores eviten las restricciones al tráfico de vehículos pesados durante el fin de semana en Francia, País Vasco y Catalunya”. No se trata “en ningún caso de conducir más y descansar menos. Simplemente lo que queremos es que se arbitre una fórmula para que se pueda flexibilizar la regulación, con las compensaciones de tiempos correspondientes”, ha explicado Quijano.

Fenadismer considera que no se debe mantener la flexibilización porque empeora las condiciones de trabajo

Contraria a esta flexibilización se ha mostrado la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer). Considera que flexibilizar “la regulación sobre los tiempos de conducción y descanso debe tener carácter excepcional, como en la situación actual en que la necesidad de garantizar el abastecimiento de mercancías tanto a la población como al resto de actividades económicas justifican la adopción de dicha medida”. Fuera de dichos periodos excepcionales no se debe “mantener la flexibilización de estos tiempos, ya que genera una mayor situación de estrés y de empeoramiento de sus condiciones de trabajo para los conductores profesionales, lo que va en detrimento de la seguridad vial, de la conciliación laboral y familiar de los conductores y de la competencia leal entre empresas”, según Fenadismer.