3 de marzo de 2021 | Actualizado 17:18

El sector aéreo pide más apoyo público para asegurar el envío de paquetería internacional

IATA y la Universal Postal Union exigen una mayor flexibilidad para que las aerolíneas puedan dar respuesta a esta demanda
UPU

La asociación de transporte aéreo internacional (IATA) y la Universal Postal Union (UPU), agencia especializada de las Naciones Unidas, han advertido que la capacidad aérea para servicios postales es insuficiente y han urgido a los gobiernos a “hacer más” para apoyar este tipo de transporte durante la crisis del coronavirus. Ambos organismos han firmado un texto en el que constatan que la reducción drástica del 95% en los vuelos de pasajeros, así como el incremento de entre el 25% y el 30% de la demanda de e-commerce, ha propiciado que las administraciones postales encuentren dificultades a la hora de afrontar envíos internacionales, particularmente en el ámbito intercontinental.

“Se ha requerido a las aerolíneas que reduzcan sus servicios a pasajeros en los vuelos para frenar la propagación del Covid-19”, ha recordado el director general de IATA, Alexandre de Juniac. “Así que es vital que se haga lo posible para apoyar el movimiento fluido de correo, pues es un componente importante de la sociedad”. Por ello, las asociaciones han pedido a los poderes públicos dotar de flexibilidad a las aerolíneas para dar respuesta a “esta demanda crítica” y eliminar los bloqueos fronterizos; evitar “regulaciones innecesarias” y permitir expedición rápida de los permisos para las operaciones charter; y asegurar personal disponible y adecuadamente formado para procesar el correo a su llegada.

Por su parte, el director general de la agencia de las Naciones Unidas, Bishar A. Hussein, ha remarcado que “los servicios postales son socios de confianza en el envío de bienes, suministros médicos esenciales e información sobre la pandemia”. Por ello, Hussein ha puntualizado que “la cancelación de más de 5,4 millones de vuelos de pasajeros, el medio principal de transporte para el correo postal, ha conllevado una escasez de capacidad, un mayor coste y más tiempo de tránsito”. A este respecto, ha demandado una mayor acción “para afrontar la caída en la demanda de carga aérea y mantener el correo en movimiento”.