31 de octubre de 2020 | Actualizado 9:54

El transporte por carretera reclama medidas urgentes para la supervivencia de la actividad

El sector solicita la ampliación de las líneas de crédito a las empresas sin límite de cantidad y la reducción o el aplazamiento de las cuotas sociales
E.M.

Dos de las principales asociaciones del transporte por carretera en España, la Confederación Empresarial de Transporte de Mercancías (CETM) y la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic), han constatado a partir de sendas encuestas la situación por la que transitan las compañías del sector ante los efectos del coronavirus. Ambas han reclamado al Gobierno medidas a la mayor brevedad posible para asegurar la supervivencia de las empresas del transporte por carretera. Esto requerirá acciones en el ámbito laboral, financiero, tributario y europeo, ha apuntado CETM, porque sin ellas, «serán muy pocos los transportistas que puedan permanecer operativos una vez que finalice esta crisis sanitaria». Por su parte, el director general de Astic, Ramón Valdivia, ha solicitado «líneas de financiación para las empresas sin una cantidad límite y la reducción o el aplazamiento temporal de las cargas sociales como los pagos a la Seguridad Social».

Las asociaciones recuerdan la importancia del transporte por carretera para la reactivación económica

En este sentido, Valdivia ha afirmado que las autoridades «no deben permanecer en el callejón sin salida del ‘esperar y ver’ en un sector cuya actividad es esencial para las exportaciones». Si esta situación se dilata más en el tiempo «sin medidas económicas sólidas de ayuda a nuestro tejido empresarial, cuando llegue la fase 3, la llamada ‘nueva normalidad’, puede que no tenga nada de halagüeña y no habrá forma de que funcione eficazmente la conexión entre la ‘nueva demanda’ y los centros de producción», ha explicado el director general de Astic. En este sentido, CETM ha recordado que las empresas de transporte de mercancías «son un elemento vital para el comercio, la industria y la vida cotidiana y, una vez que se haya acabado esta pandemia, las economías de toda Europa necesitarán que estas empresas reanuden las operaciones de inmediato para apoyar la recuperación económica». La confederación ha ofrecido su experiencia para trabajar conjuntamente en una serie de actuaciones que ya han sido trasladadas «por escrito al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, sin que hayamos obtenido ninguna respuesta todavía».

Cerca de la mitad de las empresas de transporte por carretera ha tenido que realizar ajustes laborales

Según la consulta de CETM a sus miembros, que ha recogido la opinión de 1.197 empresas de transporte y logística de mercancías de todas las provincias de España, el 42% de las compañías del sector se han visto obligadas a realizar algún tipo de regulación de empleo desde el comienzo de la crisis, lo que habría afectado al 18% de los trabajadores (108.000 empleos). De ellos, ha señalado la confederación, el 51% estarían en situación de ERE/ERTE, mientras que el 49% restante ha visto suspendida de algún modo su actividad laboral. La consulta de Astic a sus socios ha revelado que el 40% ha tenido que recurrir al ERTE para afrontar la gestión de sus plantillas, sumado al 8% que se ha visto obligado a recurrir a despidos. La patronal del transporte internacional por carretera ha señalado que cerca del 50% de las grandes empresas del sector no ha logrado hasta ahora evitar los ajustes laborales durante este periodo.

30%

Los kilómetros recorridos en vacío durante la crisis del coronavirus han aumentado el 30% de media

Por lo que respecta a la actividad, ambas asociaciones coinciden en que se han incrementado en torno al 30% los kilómetros recorridos en vacío, si bien, según Astic, se han alcanzado «picos negativos en periodos de hibernación del 50%». Este incremento de ineficiencia es especialmente «notable en materias primas y distribución de vehículos y electrodomésticos, frente a la resiliencia de productos de alimentación e higiene», y ha subrayado que no está reflejado «en las estadísticas de movimiento de vehículos, consumos de combustible o utilización de peajes, ya que no dejan de soportarse estos gastos, aunque se esté circulando sin carga en viajes de retorno». En cuanto a las empresas que peor paradas salen de esta crisis, la encuesta de CETM ha revelado que, si se tiene en cuenta su dimensión, son los autónomos, con una pérdida de volumen de trabajo del 59%, seguidos por las empresas de menos de 20 vehículos con el 48%.

Los portavehículos y las mudanzas han sido los sectores de actividad más afectados durante la pandemia

Las empresas situadas en Álava, Barcelona, Jaén, Madrid, Pontevedra y Zaragoza son las que más están padeciendo las consecuencias de la pandemia del coronavirus en términos de reducción de actividad, según el análisis de CETM. Asimismo, los sectores más castigados son los portavehículos, con una reducción del 74%, seguidos por las mudanzas (61%), la carga general (48%), las cisternas (31%), los operadores de transporte (29%), el transporte multimodal (28%) y los frigoríficos (21%). Por su parte, Astic ha estudiado el tráfico fronterizo de camiones y ha indicado que las cifras «de reducción en su circulación hacia Europa son actualmente del 55% para vehículos pesados». Esta cifra «se encuentra en recuperación respecto a semanas anteriores, donde la actividad económica estaba limitada a la esencial, y en las que el tránsito a Francia o Portugal se redujo entre el 73% y el 41% respecto a la misma semana del año anterior».

EL COMERCIO ELECTRÓNICO NO COMPENSA LA CAÍDA DE ACTIVIDAD
Las empresas de logística y transporte han experimentado un crecimiento del 50% en los envíos procedentes de comercio electrónico, según ha señalado la patronal UNO. El presidente de la misma, Francisco Aranda, ha destacado que hay sectores «como el textil, la construcción y el editorial que han visto dramáticamente reducidas sus ventas a través de internet, pero otros como el material deportivo las han cuadriplicado». Sin embargo, la patronal logística ha resaltado que el cierre de comercios y restaurantes durante el estado de alarma ha generado una reducción del 50% de la actividad de los operadores de logística y transporte, y muchas empresas logísticas están en situación de ERTE, y el incremento de la actividad en el ámbito de la última milla no compensa esta caída de los operadores logísticos, ha subrayado UNO.