1 de octubre de 2020 | Actualizado 18:11

Las navieras cancelan más escalas y pedidos de nuevos buques para protegerse

La actual pandemia de coronavirus obliga al ‘shipping’ a posponer hasta finales de año sus inversiones previstas en nuevas embarcaciones
Maersk

Los volúmenes globales de transporte marítimo de contenedores se han hundido el 8,6% en febrero, según los últimos datos del International Transport Forum (ITF), una cifra que empeorará en los resultados de marzo y en el segundo y tercer trimestre del año. En este contexto, las navieras se han visto obligadas a reducir los pedidos de nuevas embarcaciones y a usar los ‘blank sailings’ ante un mercado en recesión y para compensar su exceso de capacidad.

“Hemos retrasado un pedido de seis buques hasta próximo aviso, cada uno con capacidad para 20.000 teus”, han reconocido desde Hapag-Lloyd. «Tampoco realizaremos pedidos en las próximas semanas, hasta que se asiente la situación”. Ante este escenario, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha señalado que algunos astilleros han optado por recortar precios para preservar los pedidos, de manera que se están alcanzando tarifas similares a la postcrisis de 2008. Por aquel entonces, la caída de los precios en la construcción naval propició una carrera entre navieras para encargar megabuques.

Hapag-Lloyd ha retrasado un pedido de seis portacontenedores de 20.000 teus hasta próximo aviso

Otras medidas que las compañías marítimas estudian para paliar los efectos de la crisis sanitaria es el desvío de las rutas por el cabo de Buena Esperanza, mitigar el exceso de capacidad mediante la reducción de la velocidad de los buques y desechar las embarcaciones más antiguas. En el caso de Hapag-Lloyd, su estrategia pasa por invertir en ciertos ámbitos, como en equipamiento y capacidad, así como ajustar la red y sistema de buques donde sea necesario. “Hemos experimentado un declive en volúmenes, por lo que tenemos que adaptar los servicios para controlar nuestros costes”, ha puntualizado.

Los analistas prevén una reducción de capacidad del 30% en las rutas entre Europa y Asia

En este sentido, la pandemia ha puesto bajo presión los volúmenes transportados a escala global. “Por ejemplo, hemos cancelado aproximadamente el 15% de nuestras navegaciones planeadas en las principales rutas comerciales oceánicas, incluyendo operaciones Asia-Europa”, ha manifestado. También la principal naviera del mundo, Maersk, ha reconocido 230 ‘blank sailings’ para la primera mitad del 2020. En todo caso, ha explicado Hapag-Lloyd, “la caída de volúmenes varía según los mercados”. Por ejemplo, mientras que los volúmenes con India se han desplomado el 50%, los de América del Norte se han mantenido estables. Entre febrero y marzo a escala mundial, ITF ha contabilizado 188 cancelaciones de escalas, de las que 49 han correspondido a servicios entre Asia y el Norte de Europa.

En la misma línea, este organismo apunta que los nuevos ‘blank sailings’ de las próximas semanas reducirán el 30% la capacidad de servicio entre el Lejano Oriente y Europa. “La situación continuará siendo un reto en las próximas semanas, pero esperamos que en el tercer trimestre haya una recuperación lenta y sostenida”, según ha vaticinado Hapag-Lloyd. No obstante, ha puntualizado que es difícil de predecir si esta recuperación se iniciará en julio o en septiembre. Drewry augura que el 18% de las salidas programadas a escala global se cancelarán en mayo, con un total de 457, la mayoría concentradas en la 2M Alliance, Ocean Alliance y THE Alliance.