26 de noviembre de 2020 | Actualizado 16:56

El puerto de Sevilla trabaja en un plan de inversiones hasta 2024 para reactivar la economía

La autoridad portuaria estudia con las empresas concesionarias la evolución de su actividad y las afecciones ocasionadas por la crisis del coronavirus
Comité de dirección del puerto de Sevilla | Autoridad Portuaria de Sevilla

La Autoridad Portuaria de Sevilla ha iniciado la redacción de un plan de acciones para contribuir a la reactivación económica del territorio y, en especial, de las empresas que conforman su comunidad portuaria. En este sentido, esta hoja de ruta incluirá el relanzamiento de proyectos aplazados con motivo de la crisis sanitaria y la puesta en marcha de iniciativas en materia de infraestructuras y nuevas tecnologías para mejorar la competitividad del puerto y de las empresas que operan en él. El plan de inversiones tiene un horizonte temporal de 2020 a 2024, ha añadido la autoridad portuaria.

Las inversiones se centrarán en la digitalización, atracción de nuevos tráficos y mejora de accesos

El proyecto priorizará iniciativas para la transformación tecnológica y la digitalización del puerto andaluz, el incremento de la actividad, la implantación de empresas y consolidación de nuevos tráficos, la mejora del desempeño ambiental, de la navegación y los accesos terrestres y el refuerzo de la seguridad en la operativa, ha apuntado la Autoridad Portuaria de Sevilla. El presidente de la institución, Rafael Carmona, ha señalado que ahora “continuamos con nuestro trabajo como centro logístico para garantizar suministros a la población y al tejido productivo, pero también tenemos muy presente el futuro”.

Por otra parte, la Autoridad Portuaria de Sevilla ha iniciado una ronda de contactos con los responsables de las empresas concesionarias del enclave portuario andaluz para valorar la evolución de su actividad y las posibles afecciones ocasionadas por el Covid-19. Tras estos encuentros, ha señalado la institución portuaria, el puerto tiene previsto medidas para apoyar a la comunidad portuaria, en particular, para aquellas actividades que hayan sufrido un mayor impacto. Para ello, se trabajará con cada empresa afectada el aplazamiento de los pagos de tasas portuarias, la reducción de tráficos mínimos cuando no sea posible alcanzarlos por la situación de emergencia sanitaria y la reducción de la tasa de ocupación o actividad en las concesiones que hayan experimentado un impacto negativo en su actividad.