27 de septiembre de 2021 | Actualizado 15:49

Nordlogway aumenta su capacidad de almacenaje por las necesidades del coronavirus

La crisis sanitaria ha motivado una mayor demanda de espacio para dar cabida a stock de seguridad con el que mantener el flujo de la cadena de suministro
Nordlogway

El operador logístico Nordlogway ha evolucionado “a dos intensidades” durante la pandemia. Mientras su segmento logístico ha experimentado un incremento de la actividad, el del transporte se ha visto más afectado por la actual crisis sanitaria y la paralización de actividades no esenciales. En este sentido, el director general de la compañía catalana, Sergi Tomàs, ha explicado que “contrariamente a la situación, desde que se decretó el estado de alarma hemos tenido que incrementar la capacidad entorno al 20% tanto en la zona del Vallès como en Osona, para dar cabida a las nuevas solicitudes o crecimientos de producto almacenado”. En concreto, en Santa Perpètua de Mogoda ha ampliado su oferta con un nuevo almacén y, en Manlleu, la compañía reestructura en la actualidad los centros que gestiona para optimizar espacios.

En el ámbito logístico, los crecimientos de la producción han ido ligados al aumento de las solicitudes de clientes que necesitaban soluciones urgentes como respuesta al nuevo entorno. A este respecto, el operador ha incrementado los espacios de stock de seguridad para garantizar el servicio y ritmo de la cadena de suministro. También ha intensificado actividades como el picking y la preparación de pedidos, dada la reducción de personal afectado por expedientes de regulación, y la externalización de actividades normalmente realizadas in-house, como la recepción de materias primeras de proveedores durante el cierre temporal de fábricas o almacenes propios.

“Los sectores considerados esenciales han polarizado nuestra actividad en la crisis”
Sergi Tomàs Director general de Nordlogway

En referencia a la rama de la compañía especializada en transporte, su desempeño se puede dividir en una primera fase centrada solo en los clientes de Nordlogway con actividad esencial; y una segunda con el cierre general de los centros productivos durante la primera quincena de abril, acentuado por el parón de Semana Santa. Además, Sergi Tomàs ha puntualizado que “los clientes de sectores considerados esenciales han polarizado la actividad, como son, en nuestro caso, la alimentación, salud, higiene industrial, e-commerce y otras industrias a las que servimos”.

En otros casos de servicios no esenciales, como los auxiliares de la restauración, desde Nordlogway han asegurado que “hemos tenido que reducir los recursos o redirigirlos a otros servicios más activos”. Por ello, su director general ha puntualizado que “una de las lecciones aprendidas de esta crisis es la importancia del perfil de clientes y sectores a los que ofrecemos nuestros servicios y como nos podemos reforzar de ahora en adelante”.

PREVISIONES DE FUTURO
De cara al segundo semestre del año, el operador logístico ha reconocido que se presenta “con mucha incertidumbre”. “Debemos ser realistas y actuar progresivamente, atentos a la complejidad del entorno”, ha señalado Sergi Tomàs. Además, ha puntualizado que “nos aseguramos en todo momento de mantener una tesorería adecuada, que nos permita afrontar los retos y dificultades que toda crisis comporta”. Esto se relaciona, a su vez, con sus objetivos a medio plazo: “Perseguimos ser un agente relevante y con alto nivel de innovación en el ámbito logístico de las comarcas catalanas donde tenemos presencia”, ha añadido. Para conseguirlo, el operador considera que la colaboración es un deber en la actual crisis para ofrecer soluciones y respuesta a las demandas cambiantes del mercado.

EL PAPEL DE LA EXTERNALIZACIÓN
En la coyuntura “volátil, incierto, complejo y ambiguo” en el que el mercado se mueve, es necesario que “las empresas estemos preparadas para actuar en entornos casi de crisis permanente” ha afirmado Sergi Tomàs. Por ello, Nordlogway ha compartido recientemente en su página web un conjunto de buenas prácticas en las empresas en tiempos de crisis. Entre ellas, destaca el papel de la externalización. “Entre sus ventajas más relevantes destacamos la gestión de stocks de seguridad próximos a los puntos de consumo, ya sea como materia primera o como producto acabado”, ha especificado el operador.

Asimismo, también se deben tener en cuenta otros factores como “la variabilidad del coste logístico, migrando de un modelo fijo a uno variable, destinando instalaciones propias a procesos del propio negocio o liberando otros alquilados como respuesta a la caída de venta”. Finalmente, otros aspectos interesantes, según Nordlogway, pasan por el uso de plataformas logísticas como nodos al servicio del tejido empresarial del territorio o como centros de cross-dock de mercancías. “Lo que hasta ahora ha sido una opción estratégica para las empresas, ahora puede convertirse en una de las opciones de futuro para sobrevivir y flexibilizar sus costes”, ha concluido Sergi Tomàs.