30 de septiembre de 2020 | Actualizado 6:23

El puerto de Barcelona crea un servicio de asesoría en sostenibilidad para sus clientes

La autoridad portuaria está realizando en la actualidad el primer estudio de sostenibilidad para la empresa de alimentación GBfoods
Sede de la Autoridad Portuaria de Barcelona | Puerto de Barcelona

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha puesto en marcha un servicio de consultoría para la sostenibilidad gratuito para sus clientes finales con el objetivo de que puedan conocer las emisiones de sus cadenas logísticas y facilitar la toma de decisiones que contribuyan a reducir el impacto ambiental. Esta iniciativa, ha destacado la institución, se enmarca en la apuesta por la sostenibilidad ambiental que impulsa con el objetivo de reducir el impacto de la actividad portuaria y del transporte en el entorno.

Este servicio, impulsado por la dirección de Desarrollo de Negocio de la autoridad portuaria, se basa en una metodología propia, formulada con el apoyo de la consultora Mcrit. La autoridad portuaria ha indicado que toma como fuente principal la metodología de cálculo de la Agencia Europea del Medio Ambiente específica para las emisiones de cadenas logísticas, denominada Emep/Corinair. Esta permite calcular la cantidad y características de las emisiones de cada modo de transporte en base a datos cuantificables, como es el consumo de combustible, han añadido desde el puerto de Barcelona.

La metodología del puerto de Barcelona ha sido certificada por la empresa TÜV Rheinland

La metodología empleada por el puerto ha sido certificada por TÜV Rheinland, compañía especializada en certificaciones industriales y ambientales, basada en estándares europeos y homologable internacionalmente. En la actualidad, el enclave catalán está realizando el primer estudio de sostenibilidad para la empresa de alimentación GBfoods (Gallina Blanca) y ofrece este servicio a los clientes interesados en conocer el impacto medioambiental de su cadena logística y obtener la certificación de TÜV Rheinland, ha señalado la autoridad portuaria.

Este proceso permite realizar cálculos muy precisos sobre las emisiones de barcos, ferrocarril eléctrico, transporte por carretera (en base a las diferentes motorizaciones y tonelajes) y externalidades asociadas a estos tres modos de transporte (accidentalidad, ruidos, impacto en las infraestructuras, etc.). La Autoridad Portuaria de Barcelona ha destacado que la información generada durante el proceso de certificación “aporta valor añadido a las empresas certificadas porque les ayuda a conocer mejor el funcionamiento de sus cadenas logísticas y permite detectar aspectos sobre los que mejorar, especialmente en sostenibilidad. Además, es una información valiosa que la empresa puede ofrecer a sus grupos de interés”.