14 de julio de 2020 | Actualizado 12:48
Operativa de carga de harina de soja en el puerto de Tarragona | Puerto de Tarragona

El puerto de Tarragona acoge su primera operativa de carga de harina de soja por ferrocarril

El puerto ha adelantado que, si esta nueva carga agroalimentaria funciona correctamente, "permitirá prestar un nuevo servicio" en sus instalaciones

Las instalaciones de Ership en el muelle de Castilla del puerto de Tarragona han acogido una carga de 250 toneladas de harina de soja en ferrocarril, mediante cuatro vagones de 66 toneladas cada uno. La nueva operativa se llevó a cabo ayer, 27 de mayo, en una operación que la autoridad portuaria ha calificado de “paso adelante en la mejora de nuestro posicionamiento en el movimiento de productos agroalimentarios, tanto en el Estado como en el Mediterráneo”.

Desde el año pasado, el puerto movió una media de tres trenes semanales de productos agroalimentarios, principalmente maíz, con hasta cinco trenes semanales desde el mes de abril. “En esta ocasión, es la primera vez que se carga harina de soja y, si la operativa funciona correctamente, permitirá prestar un nuevo servicio”, han especificado desde la autoridad portuaria. Se trata de una línea regular de transporte ferroviario desde el puerto hacia los clientes finales de su hinterland.

El sistema abre la puerta al transporte por ferrocarril destino a Zaragoza, Huesca, Lleida y Vic

Asimismo, el puerto ha especificado que se trata de una operativa que introducirá “un salto cualitativo y cuantitativo en la cadena logística”, pues para este tipo de producto es un servicio más eficiente, tanto desde el punto de vista económico como sostenible. De esta forma, el sistema, que se encuentra en periodo de pruebas, abre las puertas al transporte por ferrocarril destino a las zonas de Zaragoza, Huesca, Lleida y Vic. En este sentido, el departamento comercial del puerto trabaja actualmente para sumar nuevos clientes al servicio ferroviario para el movimiento de agroalimentarios “aprovechando las posibilidades que se abren a medio plazo”.

El puerto recibe productos agroalimentarios desde Ucrania, Rumanía, Argentina y los Estados Unidos, entre otros. Desde el enclave catalán se distribuye hacia Catalunya, Aragón, gran parte de Navarra y el Este de Castilla. Este tipo de mercancías supone un volumen de unos cinco millones de toneladas anuales de media para el puerto, para las cuales los concesionarios del puerto de Tarragona disponen de 260.000 metros cuadrados de superficie cubierta para su almacenaje.