13 de junio de 2021 | Actualizado 7:16

Transportes aprueba la implantación del ancho estándar entre Castellón y Tarragona

El objetivo es desarrollar el ancho estándar en todas las vías requeridas para adaptar las instalaciones a trenes de 750 metros de longitud
Adif

El ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha aprobado el expediente de información pública y definitivamente el “estudio informativo para la implantación del ancho estándar en el tramo Castellón-Tarragona del Corredor Mediterráneo”. El documento desarrolla la implantación del ancho estándar en el mencionado tramo, tanto en sus vías generales como en todas aquellas que así lo requieran por razones de circulación, como las vías de apartado. Además, adapta las instalaciones y elementos de la línea que sean precisos para la correcta explotación de la longitud del tren estándar interoperable (750 metros) y garantiza, a la vez, la adecuada prestación, capacidad, estabilidad y fiabilidad de los tráficos de viajeros y mercancías, ha subrayado el ministerio.

La implantación de este ancho se realizará tanto en la vía general como en las de apartado

En el tramo entre Castellón y Tarragona, se pueden distinguir dos subtramos, el Castellón-Vandellòs y el Vandellòs Tarragona. El ministerio ha recordado que en el primer tramo ya se disponía de una vía doble en ancho ibérico electrificada. En el segundo tramo, el pasado 13 de enero entró en servicio la denominada variante de Vandellòs, que habilita una nueva doble vía en ancho ibérico desde esta localidad hasta la conexión con la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona-Frontera Francesa, mediante el cambiador de ancho de La Boella. El ministerio ha apuntado que está desarrollando la implantación del ancho estándar y la adaptación a la longitud de tren estándar interoperable en el tramo del Corredor Mediterráneo comprendido entre Murcia/Escombreras y el nudo de Castellbisbal, en la provincia de Barcelona.

La planificación ferroviaria del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana tiene, entre otros objetivos estratégicos, mejorará la eficiencia y competitividad del sistema de transporte ferroviario, optimizando la utilización de las capacidades existentes. Para ello, ha destacado el ministerio, es fundamental lograr la interoperabilidad ferroviaria con el resto de la red europea. En este sentido, el Corredor Mediterráneo “es una pieza clave en la conexión con Europa, ya que une en su itinerario principal las comunidades autónomas de Andalucía, Murcia, Valencia y Catalunya con la frontera francesa”, ha subrayado el ministerio.