24 de octubre de 2020 | Actualizado 15:20

El coronavirus detiene la nueva terminal de carga en el Aeropuerto de Barcelona

La pandemia ha generado incertidumbre y se han paralizado las obras y el proceso iniciado por Aena en febrero para el arrendamiento de la terminal
Parcela junto a las instalaciones de Ibercóndor y Transjunior en la segunda línea del Aeropuerto de Barcelona-El Prat | Google Maps

El gestor aeroportuario Aena ha paralizado las obras de la nueva terminal de carga en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat por el coronavirus. Esta actuación se adjudicó a la constructora Elsan a finales de 2019, en un contrato formalizado en enero de 2020. "El Covid-19 ha modificado las previsiones iniciales, ya que implica la paralización de las obras y comporta una incertidumbre sobre su reinicio según los posibles cambios en la demanda", ha puntualizado. "En estos momentos, no hay una nueva fecha para su puesta en marcha, pues se ha paralizado gran parte de la actividad económica, lo que implica para muchos proyectos un reajuste en su planificación".

Aena prevé que el Covid-19 afecte a las expectativas de las empresas interesadas en la nueva terminal

Asimismo, Aena ha detenido la licitación para el arrendamiento y explotación de la nave que inició a finales de febrero. Actualmente, se desconoce qué empresa se instalará allí y desde el aeropuerto han recordado que "los efectos del Covid-19 también pueden afectar a las expectativas de las empresas interesadas en la nave". Se trata de unas instalaciones de hormigón armado prefabricado de 12 metros de altura y 17 posiciones de atraque de camiones, preparados para albergar 14 muelles de carga. La actividad que se desarrollará es de cross-docking y el edificio también estará dotado de módulos de oficinas, lavabos y vestuarios.

En total, la parcela cuenta con una superficie de 7.250 metros cuadrados ubicada en la segunda línea de su centro de carga, donde se encuentran empresas como Transjunior, Ibercóndor o Dachser Spain, entre otros. "La urbanización de la parcela se realiza con una playa de camiones de dimensiones adecuadas para su estacionamiento durante las operaciones de carga y descarga", han añadido desde el aeropuerto. Asimismo, el contrato para su construcción ha ascendido a los 3,8 millones de euros, con un plazo de ejecución de ocho meses que ahora se ha visto modificado por la actual coyuntura económica.