21 de enero de 2021 | Actualizado 15:53

Repsol refuerza la distribución de combustibles para cumplir la IMO 2020 en 15 puertos españoles

La firma ha mejorado su logística en España con la distribución de fueloil bajo en azufre mediante camión cisterna en enclaves del Norte y Sur del país
Complejo de Repsol en A Coruña | Repsol

La compañía energética Repsol ha iniciado estos primeros días de junio la distribución por cisterna de fueloil bajo en azufre VLSFO (Very Low Sulphur Fuel Oil) en 15 puertos españoles: Huelva, Cádiz, Algeciras, Tarifa, Sevilla, Málaga, Motril, Almería, A Coruña, Ferrol, Vilagarcía de Arousa, Marín, Vigo, Avilés y Gijón. La empresa ha recordado que, además de esta actuación, este combustible se suministra en los puertos de Algeciras, Valencia y Barcelona mediante gabarra. A escala internacional, Repsol distribuye VLSFO en Callao (Perú), Singapur y Panamá. Este fueloil permite cumplir la nueva normativa de reducción de azufre de la Organización Marítima Internacional (IMO) que entró en vigor el pasado 1 de enero.

Repsol también suministra este combustible mediante gabarra en Algeciras, Barcelona y Valencia

La compañía ha explicado que el inicio de la actividad de suministro por cisterna en los mencionados puertos españoles refuerza su logística en nuestro país. Repsol ha apuntado que la “flexibilidad del sistema de refino y la amplia variedad de crudos que puede procesar para maximizar su margen, ha permitido en el último año producir en el último año VLSFO en diferentes refinerías de la compañía, en tres de las cinco que opera en España (A Coruña, Bilbao y Tarragona) y la de La Pampilla en Perú”. Igualmente, sigue ofreciendo gasoil marino (MGO), “un carburante alternativo compatible con la nueva regulación IMO 2020”. Repsol se ha fijado el objetivo de alcanzar cero emisiones netas en el año 2050, “con lo que se convierte en la primera compañía de su sector en asumir esta ambiciosa meta”, ha subrayado la firma.

Dentro de la estrategia para alcanzar este objetivo, Repsol ha apostado por una gama de fueles marinos con menos emisiones de óxidos de azufre, que se encuadra en el compromiso de reducir el índice de intensidad de carbono. En este sentido, la petrolera ha apuntado que está “muy bien posicionada para suministrar combustibles marítimos adaptados a las nuevas regulaciones del tráfico marítimo y atender las necesidades de suministro de las principales navieras”. La compañía está aprovechando “su posición ventajosa como suministradora del nuevo combustible medioambientalmente más respetuoso y también la oportunidad de ofrecer otro tipo de combustibles que ya demanda el mercado del transporte marítimo”.