25 de septiembre de 2020 | Actualizado 18:14
Eduard Rodés Director de la Escola Europea - Intermodal Transport

“Puede que se produzca un ‘momento mediterráneo’ por el mayor atractivo de las soluciones de proximidad”

Eduard Rodés | Escola Europea - Intermodal Transport

Perfil

Eduard Rodés
Eduard Rodés
Lleva más de 20 años vinculado al mar. Actualmente, es el director de la Escola Europea - Intermodal Transport, centro de formación profesional y capacitación en el ámbito marítimo e intermodal. En sus aulas, transmite, desde hace más de una década, la experiencia que ha adquirido en su trayectoria profesional, por ejemplo, como director de Desarrollo de Negocio en el puerto de Barcelona durante nueve años.

La Escola Europea – Intermodal Transport ha adaptado sus protocolos a la actual coyuntura de pandemia. El centro formativo utiliza las aulas al 50% de su capacidad para mantener las distancias de seguridad entre los estudiantes y ha puesto a su disposición elementos como geles hidroalcohólicos o mascarillas. Asimismo, próximamente incluirá parte de su contenido teórico en plataformas telemáticas para impulsar la formación híbrida. El director de la Escola Europea, Eduard Rodés, profundiza sobre las medidas que el centro formativo está tomando y sobre su perspectiva de la actual situación en el ámbito marítimo e intermodal.

Dada la actual coyuntura de pandemia, ¿cuándo prevé iniciar los cursos online?
Es posible que antes de verano se pueda realizar ya alguna clase y en septiembre seguro que formará parte de la metodología, nos vamos adaptando a las circunstancias. Pero no prevemos hacer ningún tipo de formación online self-service, es decir, no empaquetearemos contenidos para que la gente se los descargue. Aunque la idea es que queden grabadas para que, si un alumno concreto no ha podido asistir, la pueda recuperar. No obstante, no está previsto que ningún curso sea totalmente online.

No se prevé realizar formaciones online self-service en los cursos de la Escola Europea”

¿Propiciará el coronavirus un aumento del short sea shipping?
Parece que es una de las opciones que tiene más posibilidades de salir favorecida de esta crisis, dentro de lo que es la bajada general de tráficos que la industria experimenta. Es previsible que se produzca un ‘momento mediterráneo’ en el que las soluciones de proximidad ganen atractivo en relación a las que vengan de lugares más distantes. En este sentido, el transporte marítimo de corta distancia tiene opción a desarrollarse más en los próximos años.

¿Cómo puede afectar una aproximación de la producción a los centros de consumo?
Las configuraciones se tendrán que hacer con elementos de competitividad en cuanto a costes. La ecuación final que permite fabricar en China o un sitio lejano es que la diferencia del coste de fabricar ahí más el coste del transporte es suficientemente inferior a lo que costaría producirlo aquí. No obstante, hay elementos que pueden influir. Por ejemplo, avances tecnológicos como la impresión 3D o la configuración de un mercado en el que la diferencia de coste de mano de obra y de transporte puedan ser inferiores.

La capital del mundo más cercana a Barcelona es Argel, está más cerca que Madrid”

¿Se apostará por la búsqueda de nuevos mercados de proximidad?
Sí, las relaciones de la cuenca mediterránea se volverán más atractivas. Todo lo que es la ribera sur del Mediterráneo y su relación con la ribera norte configura un espacio que probablemente interesa desarrollar, porque es cercano. Lo primero que hay que entender es que la capital del mundo más cercana a Barcelona es Argel, y está más cerca que Madrid. Esto también forma parte de la ecuación. Desde el punto de vista de desarrollo al medio y largo plazo, se intenta que esta cercanía sea entre los pueblos del Mediterráneo y se pueda producir una cooperación que dé más estabilidad, competitividad y recorrido a toda esta zona.

¿Cree que se producirán fusiones navieras en el ámbito del short sea?
No tengo información suficiente para realizar una predicción, pero sé lo que ha pasado y lo que está pasando con las compañías portacontenedores, donde las embarcaciones son cada vez más grandes. Se agrega más carga y las posibilidades de diferentes destinos cambian, surgen necesidades de sumar esfuerzos y grandes alianzas. A partir de ahí, se crean nuevos escenarios. Está claro que para ganar competitividad es necesario que haya unas frecuencias, una cantidad, y, sobre todo, calidad en los servicios. En la medida en que las fusiones entre navieras lo permitan, se hará. Además, al analizar las tendencias de España e Italia, existe una cierta propensión a que las compañías se fusionen.

Existe una cierta tendencia a que las navieras de short sea en España y en Italia se fusionen”

¿Cómo impactará la pandemia en el sector intermodal?
No tiene una afectación directa, pero de forma indirecta se producirá un cambio de sensibilidad y de priorización por los aspectos medioambientales. En general, uno de los elementos emergentes se vincula a la sostenibilidad y, para ella, la intermodalidad es importante. El efecto de mentalización que se produce por el efecto Covid-19 favorecerá que el desarrollo de la intermodalidad se acelere, que se pueda ir más rápido de lo que se iba hasta hace poco. En el corto plazo, se ha hecho lo que se debía. Aunque fletar aviones cargueros desde China no es la mejor forma de traer mascarillas ni la más ecológica, la situación lo requería. Pero, a partir de que esta realidad se estabilice, volverá la reflexión sobre cuál es la fórmula menos contaminante, más sostenible y más lógica de hacer las operaciones.

¿Considera que la Administración Pública debe reforzar ayudas específicas a esta actividad tras la pandemia?
Se tendrá que buscar medidas, porque es un elemento principal dentro del mantenimiento de la actividad ordinaria de las empresas. Durante la crisis, el transporte ha reaccionado de una forma muy positiva, aunque como en muchísimos otros sectores, se darán problemas por la situación que ha acaecido. El Gobierno tendrá que ayudar a este segmento, como a tantos otros, porque se van a producir desajustes por un tema sobrevenido e inesperado. Es muy difícil que las compañías normales puedan conseguir sobrellevarlo sin ningún tipo de ayuda. En bastantes países, incluyendo España, se están tomando algunas medidas y a nivel europeo parece que se han puesto las pilas, pues irán llegando ayudas para que las empresas puedan sobrevivir y seguir funcionando.