27 de septiembre de 2020 | Actualizado 7:56
XPO Logistics

La travesía mediterránea de ocho vehículos clásicos

Siete coches y una moto partieron de Barcelona en el portacontenedores más grande que han visto sus muelles hasta la fecha para ser expuestos en Chipre

Los arquitectos del comercio internacional acostumbran a seguir procedimientos de exportación e importación basados en la experiencia de quien lleva años realizando este tipo de labores. No obstante, el verdadero know how de los especialistas se demuestra cuando se efectúan operativas excepcionales. Es, en esos casos, cuando mejor se puede comprobar que el éxito de la logística se basa, hoy en día y más que nunca, en las ‘soft skills’ de los profesionales. ¿Cómo si no ocho vehículos clásicos, seis de ellos ubicados entre Molins de Rei (Barcelona) Reus (Tarragona) y los dos restantes en Francia, acaban en Chipre tras partir de Barcelona y realizar transbordo en Egipto?

Esta travesía mediterránea de vehículos, entre los que destacan un modelo Norbert Ertle de 1897 y un Isotta Fraschini de 1902, ha acabado esta misma semana con su llegada al puerto de Limasol (Chipre) para una exposición. “Se trata de una operativa especial por el tipo de producto, ¡no transportamos una colección de vehículos clásicos todos los días!”, ha explicado el responsable comercial de Global Forwarding Iberia de XPO Logistics, Oriol Asturgo. “Hemos realizado movimientos muy precisos en todas las operaciones, ya que se trata de vehículos muy delicados y de un gran valor histórico”. Aunque no es ni mucho menos la primera vez que la compañía afronta una logística de este tipo, sí reconoce que toda precaución es poca cuando se trata de una mercancía irreemplazable y de alto valor económico e histórico.

“Hemos realizado movimientos muy precisos, ya que se trata de vehículos de gran valor histórico”
Oriol Asturgo Responsable comercial de Global Forwarding Iberia de XPO Logistics

La operativa ha requerido, asimismo, del trabajo en equipo de diversas áreas dentro de la empresa. Por una parte, el equipo de global forwarding en Francia y España y, por otra, el de transporte para realizar la carga y descarga en el almacén de XPO en Barcelona, ubicado en Granollers. En este sentido, los dos automóviles procedentes de París fueron trasladados hasta Catalunya en un tiempo de tránsito de un día. “Una vez descargados, gestionamos la recogida de los seis vehículos restantes”, ha detallado Oriol Asturgo. Finalmente, el pasado 26 de mayo se trasladó en contenedores el conjunto de vehículos clásicos de Granollers a la terminal BEST del puerto de Barcelona, cargándolos en grúas portavehículos de forma individualizada.

Al día siguiente, XPO posicionó cuatro contenedores de 40 pies, uno por hora, e inició la operativa de carga. Para el trincaje de los vehículos, el operador confió en Sea Trincajes Marítimos. “El trincaje en este caso es especialmente relevante, por lo que hemos contado con el apoyo de una empresa especialista”, ha especificado el responsable comercial de XPO Logistics. “Debido a la complejidad de la mercancía, cargamos de forma manual los vehículos, dos por cada contenedor”, ha añadido Oriol Asturgo.

Sin problemas ni retrasos por el coronavirus, el dos de junio zarparon los siete coches y la motocicleta James (1924). Lo hicieron, nada más y nada menos, que en el flamante ‘MSC Sixin’, que forma parte de clase ‘Gülsün’, la segunda con más capacidad de transporte de contenedores en la actualidad. Sus bodegas permiten acoger hasta 23.756 teus. En la primera escala de la embarcación en Barcelona, dentro del servicio Jade de 2M (MSC y Maersk), se llevó una joya de ocho vehículos clásicos. De allí, los cuatro contenedores cargados con tan valiosa carga, confundida entre los muchos otros que viajaban en el ‘MSC Sixin’, visitaron Valencia y Gioia Tauro (Italia) antes de desembarcar en el egipcio Port Said East. Allí permanecieron una semana hasta que el buque ‘EGY Future’, de 1.129 teus, los cargó con destino a Chipre. Tras 16 días de travesía mediterránea, acabó su periplo en Limasol, donde se descargaron a salvo y sin percances para cerrar el círculo de una operativa que habría sido imposible sin ‘soft skills’.