21 de septiembre de 2020 | Actualizado 19:00

Europa abre una nueva línea de financiación para el transporte de mercancías esenciales

Bruselas ha dotado a este instrumento con 220 millones de euros para el transporte de bienes esenciales, equipos médicos y pacientes afectados por Covid-19
Comisión Europea

La Comisión Europea ha anunciado una línea de financiación adicional con cargo al Instrumento para la Prestación de Asistencia Urgente para el transporte de mercancías esenciales, de equipos médicos y de pacientes afectados por el coronavirus. Se trata de unos fondos disponibles para los Estados miembro que se añaden a las ayudas ya existentes del Mecanismo de Protección Civil de la UE y a las entregas de equipos de protección efectuadas anteriormente a través del programa ‘rescUE’.

Concretamente, se han asignado otros 220 millones de euros en el apoyo de diversos ámbitos fundamentales. Por una parte, se encuentra el transporte de productos necesarios donde sean requeridos, mediante la financiación del transporte de material de asistencia y socorro a los Estados miembro de la UE. Por otra parte, también se encuentra el traslado de pacientes, de personal sanitario y de equipos médicos entre los Estados miembro o de estos a países vecinos cuyos servicios de salud puedan verse desbordados.

La financiación engloba el transporte de mercancías esenciales y el traslado de pacientes, personal sanitario y equipos médicos

“El Instrumento para la Prestación de Asistencia Urgente contribuye a llevar material sanitario vital allí donde es necesario y apoya a los Estados miembros a la hora de transportar personal médico o acoger a pacientes de otros Estados miembro, demostrando así la solidaridad europea”, ha señalado el comisario de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic. De hecho, ya se ha realizado una operación piloto con éxito en Bulgaria con siete toneladas de equipos de protección personal, cuyos costes de transporte han sido sufragados por la UE.

Este instrumento, con un presupuesto de 2.700 millones de euros, se activó el 16 de abril de 2020 para “brindar la flexibilidad que permita responder a la evolución de las necesidades, según la UE va pasando de la fase de respuesta inmediata a la pandemia a la de salida controlada, recuperación y prevención”, tal como han explicado desde la Comisión Europea. En este sentido, se centra en las acciones en las que los esfuerzos comunes a escala de la UE pueden apoyar más a la hoja de ruta común europea para el levantamiento de las medidas de contención del Covid-19.