26 de noviembre de 2020 | Actualizado 17:58

Adif estudia los gálibos de la futura autopista ferroviaria entre Algeciras y Zaragoza

Aragón Plataforma Logística prevé que esta conexión pueda entrar en servicio a finales de 2022 o en 2023 con una circulación diaria en cada sentido
Línea Algeciras-Bobadilla | Adif

El departamento de Infraestructuras de Adif está estudiando los gálibos de la autopista ferroviaria entre el puerto de Algeciras y la terminal del gestor de infrestructuras ferroviarias en la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza). En concreto, el director de Estrategia y Desarrollo Intermodal de Aragón Plataforma Logística (APL), Jaime Escobar, ha señalado que se están “analizando cuatro túneles en la actualidad con sistemas de última tecnología para recoger los datos”. Escobar ha destacado en coloquio online con los miembros del Propeller Club de Algeciras que la previsión de Aragón Plataforma Logística “es poner en servicio esta autopista ferroviaria a finales de 2022 o en 2023”.

Tras el estudio de los gálibos, habrá que licitar las obras para subsanar aquellos que impidan el paso de los trenes

Sin embargo, existe un gran interés por parte de operadores logísticos y empresas ferroviarias en esta autopista ferroviaria, pero es complejo establecer una fecha para la entrada en servicio de la misma, puesto que cuando se finalice el estudio de los gálibos, habrá que contratar los proyectos y las obras para subsanar aquellos que no permitan el paso de los convoyes. Adicionalmente, se tendrán que construir los vagones para el transporte de los semirremolques, la opción “ideal” en palabras de Jaime Escobar. Sin embargo, el material rodante necesario no existe en ancho ibérico. Por ello, según explican fuentes del sector ferroviario, nadie va a invertir en estos vagones o en la transformación de otros de ancho UIC a ibérico hasta saber plazos más concretos de puesta en marcha de la autopista ferroviaria.

Los sectores más beneficiados serán frutas y hortalizas, el textil y el de componentes del automóvil

El director de Estrategia y Desarrollo Intermodal de APL ha afirmado que la composición de los trenes “estará definida por la tracción elegida y el número de vagones”. En cuanto a su utilización, Escobar ha resaltado el crecimiento “del tráfico Ro-Ro entre Tanger Med y Algeciras, lo que hace la carga entre la localidad gaditana y Zaragoza vaya a ser mayor que en sentido contrario en un principio, aunque tenemos buenos datos para el recorrido a la inversa, pero estará un poco más descompensado”. En cuanto a los sectores más beneficiados por esta autopista ferroviaria, Jaime Escobar ha citado “las frutas, hortalizas y legumbres, los productos textiles y la confección y los componentes del automóvil”. Para la cadena de suministro, el responsable de APL ha señalado la necesidad “de contar con un horario concertado y con surcos óptimos, puesto que una de las características de la autopista ferroviaria es la de tener una hora de salida y llegada marcadas”.

La infraestructura permitirá una reducción de costes externos y de emisiones a la atmósfera

Por lo que respecta a los beneficios económicos y medioambientales, Jaime Escobar ha destacado que los costes externos “en el caso de llevar una tracción eléctrica se reducen el 82% con respecto a la carretera”, mientras que en el caso de una tracción diésel las previsiones apuntan a una reducción aproximada del 50%. En cuanto a las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), Escobar ha señalado que en el caso del transporte por carretera entre Algeciras y Zaragoza “las emisiones son casi cinco veces superiores a las del ferrocarril, que podría ahorrar 94.170 toneladas al año”.