22 de octubre de 2020 | Actualizado 20:09

La consultora CBRE identifica un interés creciente de los inversores por la logística del frío

La inmologística es uno de los sectores que lideran las preferencias de los inversores, ya que, según CBRE, será de los primeros en salir de la crisis
E.M.

Los inversores están mostrando un interés creciente por activos logísticos especializados en frío y a temperatura controlada, según la consultora CBRE. A principios de año, CBRE auguraba un posible aumento de las operaciones relacionadas con la logística del frío, una tendencia que han asegurado que “saldrá reforzada” a lo largo de este ejercicio. En este sentido, el sector inmologístico, pese a la afectación del coronavirus, ha sido uno de los menos perjudicados del ámbito inmobiliario con más de 500 millones de inversión hasta junio. Además, CBRE augura que será de uno de los primeros en recuperar su nivel de actividad regular.

Según las previsiones de la consultora inmologística, este segmento se encuentra “muy bien posicionado para atraer capital, ya que se percibe como el primer sector en salir de la crisis”. De hecho, las conclusiones de la investigación conllevada por la consultora apuntan a “un retraso más que a una cancelación” de los planes de inversión en este sector. 

“Este año se alcanzarán los 1.000 millones de euros, que en 2021 ascenderán a 1.500 millones”
Lola Martínez Directora de Research de CBRE

A finales del segundo trimestre de este año, “se ha empezado a percibir un ligero ascenso de nuevas demandas que antes se encontraban paralizadas”, ha explicado la consultora. La directora de Research de CBRE, Lola Martínez, ha destacado al respecto que “la reactivación llegará con más intensidad en el cuatro trimestre del año, hasta alcanzar una inversión de 1.000 millones de euros, que en 2021 ascendería a 1.500 millones”, una cifra cercana a la del ejercicio pasado. Además, ha destacado que la demanda procederá “de inversores core sin necesidad de financiación, en búsqueda de producto que proporcione ingresos seguros y a largo plazo”. 

Para el resto del ejercicio, es previsible que las zonas más activas, zona centro y Catalunya, continúen y las previsiones de contratación giran en torno a los 450.000 y 380.000 metros cuadrados, respectivamente. Los niveles normales de contratación volverían en 2021, con alrededor de 550.000 y 450.000 metros cuadrados, respectivamente. Por el lado de la oferta, la superficie que actualmente está en construcción continúa siendo elevada tanto en la zona centro como en Catalunya, con 620.000 y 340.000 metros cuadrados en construcción a entregar entre 2020 y 2021.

EL ECOMMERCE ACELERA LA TRANSFORMACIÓN EN LA IMNOLOGÍSTICA
El confinamiento ha impulsado de forma considerable el comercio electrónico. Como solución, muchas de las empresas han recurrido al arrendamiento de espacios temporales. “Estos sectores podrán incluso salir reforzados, mientras que otros como automoción o textil tendrán que esperar a 2021 para la vuelta a la normalidad y alcanzar niveles de demanda precoronavirus”, ha señalado la consultora. También se estima que las ventas online de productos de primera necesidad aumenten una vez superada la pandemia. Esto se traducirá en un nuevo escenario con proyectos no solo a medida, sino también desarrollos a riesgo, que hasta la fecha eran casi inexistentes y que “también serán foco de atención por parte de los inversores”, ha subrayado CBRE. 

CBRE también prevé una mayor demanda de naves de proximidad de alta rotación y naves de cross docking

De hecho, uno de los efectos más inmediatos del ecommerce será la mayor rapidez en la incorporación de la automatización y de las nuevas tecnologías en las naves logísticas para afrontar los grandes picos de demanda. CBRE augura asimismo una mayor demanda de naves de proximidad de alta rotación y naves de cross docking en las cercanías de las ciudades, así como el auge de las plataformas con entreplantas y multinivel.

El rápido agotamiento de los inventarios ha planteado la necesidad de almacenar más stock cerca de los puntos de consumo, lo que se traducirá, según la consultora, “en una mayor demanda de naves de almacenaje, sobre todo para aquellos productos de primera necesidad a fin de dar un mejor servicio al consumidor”. Por último, en España podría producirse una relocalización de fabricas procedentes de China, “aunque aún es pronto para afirmarlo”, ha puntualizado CBRE.