4 de diciembre de 2020 | Actualizado 19:06

Los proyectos en el exterior refuerzan el crecimiento de las constructoras españolas en 2019

El análisis de DBK Informa ha señalado también que, de cara a 2020, el valor de la producción caerá significativamente por el impacto de la pandemia
Tramo de la autopista Puerta de Hierro en Colombia | Sacyr

La actividad de las empresas españolas en los mercados exteriores ha venido marcada por el dinamismo de los grandes grupos en 2019, según ha concluido un estudio de DBK Informa. Este refuerzo ha permitido que el conjunto del negocio de construcción fuera de España haya crecido el 5,5%, situándose en 42.200 millones de euros. Los seis primeros grupos constructores han reunido el 27,2% del valor total del sector, tanto en España como en el extranjero. En España, su participación se ha situado en el 3,6%, mientras que en los mercados internacionales estos seis grupos han llegado a acumular el 97,3% de la facturación de las empresas españolas de la construcción.

En general, el mercado ha registrado una evolución positiva en 2019, impulsado por la inversión en promociones de viviendas y otros edificios no residenciales, así como por el aumento del gasto de las administraciones en obra civil. En total, el valor de la producción del sector en España ha alcanzado los 125.141 millones de euros al cierre del año, lo que ha supuesto el 8,1% más que en 2018.

Los trabajos de obra civil han registrado un crecimiento del 2,5%, una cifra similar a la del ejercicio anterior

Los trabajos de obra civil han registrado un crecimiento del 2,5%, una cifra similar a la del ejercicio anterior, de manera que la producción alcanzó los 19.925 millones de euros. Por segmentos, la edificación ha mantenido el comportamiento más dinámico con un crecimiento del 9,2% lo que supone unos 105.000 millones de euros. Esta cifra incluye el valor de los trabajos en edificios residenciales y no residenciales, así como la rehabilitación y el mantenimiento. No obstante, DBK ha subrayado que en 2019 “aparecieron síntomas de debilitamiento de la inversión en edificación residencial”. Esto supone el 40% de la edificación total, con un menor crecimiento del número de viviendas iniciadas y la superficie visada, y una caída de las transacciones de viviendas. 

A pesar de estas cifras, el impacto de la pandemia Covid-19 sobre la actividad de construcción “provocará una caída significativa del valor de la producción en 2020”, ha valorado DBK. La suspensión temporal de la actividad y las limitaciones a la circulación de personas provocaron un notable descenso en los primeros meses de 2020. Además, el negativo contexto macroeconómico derivado de la crisis sanitaria “continuará afectando negativamente a la actividad sectorial a corto plazo”, ha añadido el informe de DBK.