30 de noviembre de 2020 | Actualizado 6:03

Las inversiones en el puerto de Rotterdam se mantienen pese a la caída de los tráficos

La autoridad portuaria ha canalizado 218,9 millones de toneladas en el primer semestre del año, el 9,1% menos en términos interanuales
Puerto de Rotterdam

El puerto de Rotterdam ha canalizado un total de 218,9 millones de toneladas en el primer semestre del año, con una caída del 9,1% respecto al mismo periodo de 2019. El complejo portuario no ha sido inmune al coronavirus estos meses, pese a haber mantenido todas sus operaciones en marcha. Sin embargo, las cuentas de la autoridad portuaria continúan saneadas y se prevé que en 2020 las inversiones alcancen una cifra similar a la del ejercicio pasado, en el que se destinó un total de 338,3 millones de euros.

Pese a la caída de los tráficos, los ingresos del puerto han aumentado el 0,7% en la primera mitad de 2020, hasta alcanzar los 360,4 millones de euros. El resultado es producto del aumento de los ingresos por nuevos contratos de alquiler de espacios y, en parte, por el precio de indexación de los contratos existentes. “La autoridad portuaria cuenta con unas cuentas saneadas, así que hemos podido seguir invirtiendo, entre otros, en las conexiones ferroviarias del puerto y en el intercambio eficiente de contendores entre las terminales”, ha puntualizado el director general del puerto de Rotterdam, Allard Castelein.

El puerto ha invertido en conexiones ferroviarias y en el intercambio eficiente de contendores entre terminales

Las inversiones han sumado 136,4 millones de euros, entre otros, para el desarrollo de proyectos como la Theemsweb Route, la Container Exchange Route y Maasvlakte Plaza. En todo caso, el director general ha concluido que “las consecuencias económicas de la pandemia son gigantes, pero no vamos a caer en la fatalidad y el pesimismo, así que hemos elaborado un plan para reactivar de nuevo la economía”.

DESCENSO DE LOS TRÁFICOS POR EL CIERRE DE INDUSTRIAS
Asimismo, al analizarlo por segmentos, Castelein ha destacado que “hemos visto un declive en el transbordo de carbón (-34%), hierro y minerales (-21,6%) como resultado de una menor producción de acero y una menor producción de energía de estaciones de energía propulsadas por carbón”. Concretamente, la demanda de acero ha caído a partir de marzo, cuando las industrias de la automoción y la construcción pararon su actividad por la pandemia. Asimismo, el descenso del precio del gas durante el periodo, así como unas condiciones meteorológicas favorables, han incrementado el uso de esta energía en detrimento del resto.

“La economía holandesa y nuestro puerto es dependiente de los desarrollos del comercio mundial”, ha recordado Castelein. “El impacto negativo de la pandemia se siente en todo el mundo y, por lo tanto, no debería ser una sorpresa que los volúmenes de los últimos seis meses hayan sido considerablemente más bajos que en el mismo periodo del año pasado”. Asimismo, a pesar de la situación, Castelein ha querido destacar algunos aspectos positivos, como que “el movimiento de volúmenes en el segundo trimestre ha sido mejor de lo que se esperaba inicialmente”.

“Las consecuencias económicas de la pandemia son gigantes, pero no vamos a caer en la fatalidad y el pesimismo”
Allard Castelein Director general del puerto de Rotterdam

Mientras tanto, otros productos como la biomasa (+109%) y los graneles agroalimentairos (+2,8%) han aumentado. En total, los graneles sólidos han decrecido el 19,2%, hasta los 30,7 millones de toneladas, en un segmento que suma el 14% de los movimientos portuarios. Asimismo, el director general ha puntualizado que “hemos visto una caída de la demanda como resultado de trabajar desde casa y no desplazarse al lugar del trabajo, de manera que la demanda de productos petrolíferos y queroseno ha caído considerablemente”.

De esta forma, en cuanto a los graneles líquidos se refiere, se han registrado 99,7 millones de toneladas, con una bajada interanual del 9,5%, en un segmento que supone el 46% de los movimientos del puerto. Productos como los aceites minerales (-22%) y el petróleo crudo (-4%) han cerrado en negativo, mientras que el GNL (+2,6%) ha cerrado en positivo y, el resto, se ha equiparado a los niveles de 2019.

7% menos de teus

El tráfico de contenedores ha caído el 7% hasta junio, con 7 millones de teus canalizados

Finalmente, en cuanto al tráfico de contenedores se refiere, el declive ha sido del 3,3% en toneladas y del 7% en teus, con un total de 74.600 toneladas y siete millones de teus. El puerto ha explicado que las navieras han cancelado hasta el 20% de sus servicios en mayo y junio, pero que el declive ha sido a pesar de ello menos pronunciada por el aumento de las llamadas a puerto de buques en Rotterdam. Asimismo, el número de contenedores vacíos ha sido considerablemente más bajo que en el mismo período del año pasado porque las importaciones desde Asia han caído, mientras que las exportaciones han aumentado durante el período.

EL COVID Y EL BREXIT IMPACTARÁN EN EL FUTURO DEL PUERTO
En cuanto a las perspectivas para la segunda mitad de 2020, Castelein ha valorado que “está claro que la pandemia seguirá teniendo un efecto, pero estoy convencido de que el puerto superará esta crisis y que el futuro es brillante”. El puerto ha recordado que la recuperación es incierta y depende de si se dará una segunda ola de infecciones. Además, también ha señalado que el factor Brexit influenciará, dependiendo del acuerdo al que se llegue en los próximos meses. Pese a esta coyuntura, la autoridad portuaria espera que los volúmenes no caigan más de lo que ya lo han hecho hasta ahora.