30 de septiembre de 2020 | Actualizado 18:11

Barcelona aspira a recuperar parte de los tráficos perdidos en la segunda mitad del año

La pandemia ha generado un impacto sin precedentes en los tráficos portuarios de Barcelona en la primera mitad del año, con una caída del 18,8%
Mercè Conesa y José Alberto Carbonell durante la presentación de los resultados semestrales | Autoridad Portuaria de Barcelona

La exportación de contenedores y los graneles sólidos son las dos partidas con mejores resultados en el puerto de Barcelona durante una primera mitad del año marcada por el estado de alarma y la pandemia. Concretamente, constituyen la excepción de un semestre que se ha cerrado con una caída a doble dígito en el resto de segmentos. De hecho, el tráfico total se ha desplomado el 18,8%, con un total de 28 millones de toneladas canalizadas, producto de la parálisis económica generada para contener la emergencia sanitaria. Tras esta etapa, la autoridad portuaria ya ha comenzado a identificar una recuperación de volúmenes, que espera afianzar en la segunda mitad del año.

“A nivel de mercancías, ya ha pasado lo peor y la tendencia es a la recuperación de tráficos”, ha asegurado la presidenta del puerto de Barcelona, Mercè Conesa. En cuanto a la posibilidad de rebrotes, la presidenta ha añadido que “a nuestro entender, su gestión futura debería ser lo menos invasiva posible en el ciclo económico” y ha destacado que esto será “determinante” para confirmar la tendencia en positivo prevista para los próximos meses, en una situación que continúa calificando como “compleja”.

Respecto al movimiento de contenedores llenos de exportación, ha registrado el primer semestre del año una disminución del 2,9%, un dato que la autoridad portuaria ha valorado como positivo dado la situación de epidemia global. A pesar de ello, en marzo este segmento consiguió cerrar en positivo, con un aumento del 8,8% interanual. Concretamente, la exportación a Asia justifica estos resultados, especialmente por la carne de cerdo a China, un tráfico que ha aumentado en 16.000 teus hasta junio respecto al mismo periodo de 2019. Además, otro destino que ha cerrado en positivo ha sido Turquía, un mercado de exportación que en 2019 se vio afectado por la devaluación de la lira. “La exportación es lo que nos debe ayudar a salir de esta crisis”, ha señalado el director general del puerto de Barcelona, José Alberto Carbonell.

En cuanto a importaciones se refiere, la caída de marzo se justifica por el impacto de la pandemia en Asia, mientras que en mayo se debe a sus consecuencias en España. Carbonell ha añadido que la tendencia a la recuperación observada en junio se ha confirmado con los datos disponibles del mes de julio y ha valorado que el declive experimentado “ya ha tocado fondo”. Además de Asia, mercado principal de importación y exportación para el puerto catalán, el puerto ha subrayado la importación de polímeros de los Estados Unidos. No obstante, el global de contenedores canalizados en el semestre se sitúa en el -20,5%, con un total de 1,3 millones de teus, debido al descenso de los transbordos.

Por otra parte, uno de los tráficos más impactados del periodo ha sido el de vehículos, el tercer sector industrial de Catalunya, debido tanto a la caída de las matriculaciones como al cierre de las fábricas por la pandemia. El peor mes para los vehículos ha sido abril, con un desplome del 84,8%, aunque se ha recuperado progresivamente hasta registrar un descenso del 56,5% en junio. Finalmente, en cuanto a pasajeros se refiere, el tráfico de ferries también se ha recuperado parcialmente en las últimas semanas, sobre todo con las Islas Baleares e Italia, con una caída del 61,3% hasta junio y 227.946 pasajeros. A su vez, los cruceros siguen sin llegar al puerto desde el estado de alarma, de manera que en los resultados semestrales solo se contabilizan los de la época pre-covid.

Asimismo, en referencia a los datos económicos, la autoridad portuaria ha confirmado que se mantendrán las principales inversiones públicas previstas en 2020 y la cuantía presupuestada de 71 millones de euros. “Creemos que no cerraremos en negativo las cifras económicas de este ejercicio, pero sí con una caída muy importante respecto a las cifras del año pasado”, ha augurado Conesa. Cabe recordar que, para paliar el impacto del coronavirus en la comunidad portuaria, el puerto ha llevado a cabo iniciativas como un plan de contingencia, medidas de choque por valor de 56 millones de euros y un plan de recuperación.