20 de septiembre de 2020 | Actualizado 12:19

El puerto de Tarragona se prepara para captar tráficos hacia Europa con el Corredor Mediterráneo

Josep Maria Cruset prevé perder una cuarta parte de sus tráficos en 2020 por factores como el coronavirus, la reducción del carbón y el temporal Gloria
Autoridad Portuaria de Tarragona

La Autoridad Portuaria de Tarragona aspira a captar tráficos del total de 20 millones de contenedores que cada año cruzan el Canal de Suez y el Canal de la Mancha desde el Sureste Asiático hacia el Norte de Europa. En una entrevista a Tarragona Ràdio, el presidente del enclave portuario, Josep Maria Cruset, ha recordado que la finalización de la nueva ZAL coincidirá en el tiempo con la puesta en marcha del Corredor Mediterráneo, previsiblemente a finales de 2021. El objetivo es conectar el puerto tarraconense con los principales polos industriales de Europa y abrirlo a nuevas oportunidades logísticas y económicas.

En este sentido, Cruset ha manifestado que, en la actualidad, estas mercancías se trasladan en embarcaciones fluviales al corazón de Europa y que, con el ferrocarril, en poco más de un día podrán estar disponibles en el mismo destino. “Ya estamos redactando los proyectos de los accesos exteriores en la ZAL y también están adjudicados y comenzados a redactar los proyectos de obras interiores”, ha especificado Cruset. Además, ha señalado que, en relación a las obras del Corredor, los siete años de retraso respecto al plan original han supuesto años de pérdida de oportunidades. “El crecimiento del área mediterránea habría sido absolutamente diferente”, ha valorado.

Cruset se muestra optimista respecto al interés inversor de las promotoras inmologísticas en la ZAL

En cuanto a la comercialización de las parcelas de la ZAL se refiere, el presidente de la autoridad portuaria ha señalado que “es una labor que se debe hacer con absoluta discreción, porque los diferentes actores del ámbito logístico se vigilan entre ellos”. A este respecto, se ha mostrado optimista respecto al interés inversor en esta superficie y ha ejemplificado que, durante la pandemia, los actores han querido mantener de forma telemática el calendario de reuniones para conocer técnicamente las condiciones de implantación. Específicamente, las empresas del sector inmologístico son las que están trabajando con el puerto para conocer las oportunidades que la ZAL ofrece. Cruset ha razonado que “al final, ya tienen un cliente finalista contratado para poderlo hacer, pues nadie se aventura a construir decenas de miles de metros cuadrados de techo sin cliente”.

En referencia a las previsiones de la autoridad portuaria para el presente ejercicio, se espera una caída de los tráficos del 25% respecto al año anterior, que supuso su segundo mejor resultado en una década. Más allá del coronavirus, otro motivo que justifica el descenso es la reducción del tráfico de carbón con el cierre de las centrales térmicas, un elemento que la institución portuaria ya consideraba en sus previsiones y que supone una bajada aproximada del 8% del tráfico. Además, otros factores son el incidente de IQOXE, el temporal Gloria o la buena cosecha de cereales en la presente temporada, que resta atractivo a su importación.

-25% de tráficos en 2020

El puerto de Tarragona prevé una caída interanual de los tráficos del 25% para el presente ejercicio

Finalmente, en relación a los cruceros, Tarragona ha dado por perdida la temporada de 2020 pese a que las escalas para la segunda mitad del año no están todavía canceladas. “Desde un punto de vista legal, no se pueden mover los cruceros”, ha recordado Cruset. “Y si se pone en marcha el sistema, se debe considerar un mes y medio de arranque”. El puerto aspira a recuperar este tráfico de cara al próximo año, con empresas que previsiblemente potenciarán el atractivo turístico del propio crucero y reducirán las escalas.