26 de noviembre de 2020 | Actualizado 16:56

La OMC reclama coordinación para restablecer la movilidad internacional

El cierre de fronteras para contener la expansión del Covid-19 ha lastrado al comercio exterior y su pronta recuperación requiere una respuesta conjunta
Port of Gothemburg / Airbus

La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha puesto de relieve cómo el comercio de bienes y servicios se ha visto afectado por el cierre temporal de las fronteras y las restricciones a la movilidad a raíz de la pandemia de Covid-19. Por ello, con el objetivo de evitar futuras disrupciones en el comercio, el organismo multinacional ha instado a los diferentes países que se restablezca la movilidad internacional de la forma más unificada posible a través de acciones conjuntas. 

“Es poco probable que el restablecimiento de la movilidad internacional se lleve a cabo de manera lineal”, ha reconocido la OMC. Sin embargo, “los efectos indirectos transfronterizos resultantes de las medidas restrictivas que han afectado a la movilidad transnacional deben paliarse a través de esfuerzos de cooperación internacional”, ha continuado la organización. De hecho, también ha recomendado que los miembros del organismo se reúnan con el objetivo de “preparar y mejorar la resiliencia de cara a futuras crisis”.

El intercambio de experiencias y lecciones aprendidas contribuirá a evitar nuevos errores en futuras crisis

Para ello, la OMC ha sugerido a sus países miembro que no duden en “compartir información sobre las lecciones aprendidas sobre las restricciones en movilidad y comercio”. De esta manera, este ejercicio conjunto ayudará a identificar diversas maneras de implementar medidas que cumplan con los objetivos de protección de la salud pública “al mismo tiempo que se producen efectos menos dañinos en el comercio mundial”.  

Por otra parte, también ha subrayado que estas medidas temporales en la movilidad de personas implican importantes movimientos comerciales, ya que el tránsito transfronterizo es un facilitador clave del comercio de bienes y servicios. De hecho, debido al cierre de fronteras, los países menos desarrollados han sufrido mayores dificultades a la hora de importar bienes que no fuesen suministros médicos o alimentarios, así como para exportar a sus países vecinos. “Estos problemas han provocado grandes pérdidas, en particular en los productos de temporada”. Por último, la OMC también ha destacado que “reiniciar la movilidad internacional de las personas resultará mucho más difícil de lo que fue detenerla”.