24 de septiembre de 2020 | Actualizado 13:07
Volkswagen

De símbolo hippie a camper: las seis vidas de la icónica Bulli

La versátil furgoneta de Volkswagen arrancó su producción en 1950 y propició el desarrollo de Alemania durante el 'Wirtschafstwunder'

Uno de los modelos de vehículo más icónicos de Volkswagen, y posiblemente del mundo del motor, cumple 70 años. La versátil furgoneta Bulli es un clásico de la carretera que ha ganado popularidad como camper en las últimas décadas, pero que también es todo un símbolo por su revestimiento de vivos colores durante la época hippie o por su función como puesto de venta ambulante de helados, vehículo de transporte de mercancías o hasta ambulancia. El 8 de marzo de 1950 arrancó su producción en la planta del fabricante en Wolfsburg, en el Norte de Alemania, abriendo así un nuevo negocio que, según Volkswagen, propició el desarrollo del país durante el ‘Wirtschaftswunder’ o milagro económico alemán. Pocos meses después, el 5 de agosto de ese mismo año, empezaron a venderse los Transporter de esta primera generación.

70 años de Bulli

LA HISTORIA DE ‘SOFIE’, LA INSIGNIA DE BULLI
Uno de los Bulli de primera generación (T1) que nacieron en Wolfsburg es el que más tarde se conocería como ‘Sofie’. La furgoneta fue enviada a la ciudad de Hildesheim, ubicada 82 kilómetros al Sur del centro de producción de Volkswagen, donde operó como vehículo comercial de mercancías durante 23 años para la fábrica de sombreros J.C. Kornacker. Su temprana jubilación, teniendo en cuenta los estándares de la época, se justificó por la venta de la furgoneta a un coleccionista privado. De hecho, de 1973 a 1992, el vehículo se mantuvo a la sombra en el catálogo de diversas colecciones hasta que uno de sus dueños decidió venderlo con un anuncio en un periódico.

Hicieron falta varios intentos hasta que el Bulli encontró un nuevo propietario, pues la demanda de vehículos comerciales usados en aquella época no era especialmente amplia y el modelo aún no se había popularizado. Fue entonces cuando el danés Dane Tonny Larsen se interesó tras leer solo tres líneas de texto escritas en el anuncio. Tras llamar al coleccionista por teléfono y descubrir que su matrícula (20-1880) era la más baja de la que se tenía constancia, lo compró sin haber visto siquiera una foto de la furgoneta.

De esta forma, con 42 años y menos de 100.000 kilómetros recorridos, el vehículo fue cargado en un camión con destino a Dinamarca en 1992, donde vivía su nuevo propietario. Sin embargo, permanecer fuera de la carrera casi 20 años pasó factura a la furgoneta, a la que se le debieron reemplazar partes esenciales para volver al asfalto. Como curiosidad, el fanatismo de Tonny por su nueva adquisición pasó por bautizarla con el nombre de ‘Sofie’, por el cual se le conoce aún en la actualidad.

Una vez entrado en el nuevo milenio, ‘Sofie’ pasó por prolongado periodo de restauración, que terminó en primavera de 2003 con un trayecto de prueba. Este fue el primero de los múltiples viajes que realizaría, pues Dane Tonny recorrió con ella más de 20.000 kilómetros por toda Europa. No obstante, con el paso de los años, el conductor notó que la edad no le permitía pasar sobre ruedas tanto tiempo como querría y optó por encontrarle un nuevo hogar.

Por casualidad, en una visita del príncipe de Dinamarca a Volkswagen Commercial Vehicles en Hannover (Alemania), en primavera de 2014, el importador acompañante mencionó a Volkswagen que ‘Sofie’ se encontraba en venta y poco después la compañía contactó con Dane Tonny. Según explica el fabricante, a su propietario le entusiasmó la idea de que retornase a su Alemania natal y formase parte de la colección de vehículos clásicos de la marca. “Preferiría, por lo tanto, venderte ‘Sofie’ a Volkswagen, donde aún podrá hacer sonreír a la gente”, comentó Dane Tonny a la marca. Desde finales de 2014, la furgoneta forma parte de la colección de vehículos comerciales del fabricante alemán.

UNA FAMILIA CON SEIS GENERACIONES
A este primer modelo, le siguieron con los años nuevas generaciones, hasta llegar a la sexta actual. Estos 70 años de historia le han permitido alcanzar algunos hitos. Por ejemplo, la primera generación es el vehículo que se ha producido durante más tiempo en el mundo, con un total de 17 años. En este periodo, la planta de Hannover produjo la mayoría de las 1,8 millones de unidades que se fabricaron en sus diferentes variantes, aunque también destacan otros enclaves como Wolfsburg o, en el extranjero, Brasil. Asimismo, cabe destacar que ya desde el principio permitió la configuración de diferentes variantes. En su primera generación, la versión furgoneta fue la más popular (24%), a la que le siguió el modelo combi (24%) y el bus (17%). A este respecto, la variante de camioneta fue la menos demandada.

Por otra parte, coincidiendo con su aniversario, Volkswagen presentó en marzo de este año su nuevo modelo e-Bulli, un crossover del clásico Bulli T1 y la última tecnología en motores eléctricos de la marca. Concretamente, está basado en el modelo T1 Samba, un bus que se popularizó especialmente en Estados Unidos como segundo vehículo familiar pese a su escasa producción, que sumó el 5% del total. De esta forma, el fabricante busca combinar el icónico modelo con la reducción de emisiones.

I.D. BUZZ CARGO’: EL BULLI DEL FUTURO LLEGARÁ EN DOS AÑOS
Volkswagen anunció en 2018 su intención de desarrollar la furgoneta ‘I.D. BUZZ CARGO’, un modelo inspirado en el Bulli pero totalmente rediseñado. Estará propulsado por electricidad, será suplementario a la versión T6 y contará con un modelo de conducción automatizado. Entre otras características, la furgoneta contará con un sistema que conectará digitalmente el espacio de carga con la cabina mediante tecnología Internet of Things (IoT). Además, su techo solar permitirá propulsar al vehículo en un rango de hasta 15 kilómetros al día.