5 de diciembre de 2020 | Actualizado 18:53

La normativa para reducir la edad de acceso al carnet de camión cumple dos años de retrasos

Las asociaciones de transporte confían en que se desencalle lo antes posible para que el acceso de jóvenes al sector permita paliar la falta de conductores
Mercedes-Benz Trucks

La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene previsto aprobar la modificación del Reglamento General de Conductores que implica la transposición de la Directiva 2006/16 de la Unión Europea, dos años después de la salida a información pública del real decreto que se produjo el 18 de noviembre de 2018. Esta modificación permitirá acceder a partir de los 18 años al Certificado de Aptitud Profesional (CAP) y a los permisos de conducir profesionales, a partir del carnet C. En todo caso, ni desde Tráfico ni desde el el ministerio del Interior se han comprometido a que este cambio normativo llegue de forma inminente y han recordado que el cambio normativo debe parar por Consejo de Ministros y, posteriormente, por el Congreso para su convalidación.

En todo caso, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha subrayado que esta rebaja de la edad, “la equipara a las establecidas desde hace muchos años en la Unión Europea”. La patronal ha indicado que esta “es una de las demandas históricas de CETM después de que en 2009, por una transposición errónea de la directiva europea de Permisos de Conducción, España elevara estas edades mínimas a los 21 años para los permisos de clase C y a los 24 años para los de clase D”.

Los jóvenes de 18 años que sean titulares del CAP en su modalidad ordinaria podrán obtener el permiso de clase C

La novedad de este reglamento es que aquellos jóvenes que hayan cumplido 18 años, y siempre que sean titulares del CAP, adquirido a través de la modalidad ordinaria (280 horas), podrán obtener el permiso de clase C que habilita para conducir camiones, ha recordado CETM. Por otra parte, el Reglamento General de Conductores autorizará a conducir con el permiso B “vehículos de hasta 4.250 kilogramos si se trata de mercancías y el incremento del peso se debe a la conversión de este a energías alternativas por el tamaño que suponen las baterías”.

El director general de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic), Ramón Valdivia, ha señalado que este retraso de dos años “se puede deber a la inestabilidad política que se ha producido en este tiempo”. Valdivia ha recordado que “el anterior director general de Transportes había dejado preparada esta modificación, pero luego vino la moción de censura y las sucesivas elecciones y Gobiernos en funciones, que no podían aprobar el real decreto porque no era de urgencia, y luego se han tenido otras prioridades”. El secretario general de Fenadismer, Juan José Gil, ha apuntado los mismos motivos para el retraso y ha añadido que la situación “provocada por la pandemia del coronavirus también ha ayudado”.

La inestabilidad política sufrida en los últimos años ha podido provocar el retraso de la modificación

Las principales asociaciones del transporte por carretera españolas han destacado que esta modificación puede ayudar a paliar el problema de escasez de conductores profesionales. CETM confía que este cambio “se produzca a la mayor brevedad posible y sirva para atraer a una nueva generación de jóvenes que, sin duda, ayudarán a modernizar el sector y garantizar un mejor funcionamiento de la cadena de suministro”. Por su parte, Ramón Valdivia ha señalado que la edad “es una barrera que siempre hemos señalado para el acceso de la gente joven a la profesión que desaparecerá y aumentará la cantidad de personas que se puedan acercar al sector, cuando antes, esta diferencia de tres años hacía que se buscaran la vida en otras actividades”.

“La edad es una barrera que siempre hemos señalado para el acceso a la profesión”
Ramón Valdivia Director general de Astic

Por su parte, Juan José Gil ha señalado que, en la práctica, “la mayoría de personas usan la forma acelerada para la obtención del CAP (140 horas), pero eso no lo permite la directiva europea, por lo que tendrían que hacer la modalidad de 280 horas, que en pocos centros la imparten porque no hay muchos alumnos y por su precio”. Esta medida “abre el mercado de conductores, que está siendo muy escaso”, ha asegurado el presidente de Fetransa, Víctor González. A su juicio, “no tenía sentido que los jóvenes cursaran un módulo de formación profesional y luego no pudieran conducir, porque estos módulos pierden atractivo”. En todo caso, González ha advertido: “Da un poco de reparo cómo va a responder la gente joven sin experiencia en la conducción”. En este aspecto de la formación, también ha incidido Juan José Gil, que ha planteado que el SEPE “disponga de planes formativos que subvencionen la obtención de estos permisos”.

Sin embargo, todos han coincidido en que esta no va a ser la principal medida para paliar la escasez de conductores que sufre el sector. La dificultad de conciliar la vida familiar con el trabajo de transportista y las condiciones laborales del sector son, en opinión de las principales asociaciones, las barreras más importantes a la hora de acceder a la profesión de conductor profesional. Ramón Valdivia ha explicado que, en el caso del transporte internacional, “los conductores pasan muchas semanas fuera de casa y esto es una barrera importante en la escala de valores de las nuevas generaciones”. En este sentido, Víctor González ha señalado el “cambio de paradigma que se ha producido en los últimos 20 o 25 años en el que la conciliación familiar es un factor muy importante para cualquier profesión”. El presidente de Fetransa ha señalado que el Paquete de Movilidad “tiene medidas en ese sentido, pero aún queda mucho por mejorar”.

“La conciliación entre el trabajo y la familia es muy importante para cualquier profesión”
Víctor González Presidente de Fetransa

El segundo de los aspectos destacados es el de dignificar la profesión, especialmente con una remuneración adecuada para los profesionales del transporte, como ha concretado Ramón Valdivia. Si bien, no está claro que “subir los salarios compense a los jóvenes con su escala de valores actual. Es un tema complejo, porque la escasez de conductores es un problema a escala mundial, a pesar de que en algunos países el sueldo de un conductor sea superior”. Se deben dar “mejoras en la parte laboral y económica del conductor y el camión debe ser rentable para poder pagarle como se merece”, según el presidente de Fetransa.

Los sindicatos se muestran escépticos ante la posibilidad de que esta medida atraiga a los jóvenes a la profesión

Los sindicatos han mostrado su escepticismo acerca de que esta la reducción de edad para optar al carnet de camión pueda solucionar la escasez de conductores. El secretario general estatal del sector de Carretera y Logística de FSC-CCOO, Mario Martín, ha afirmado que “es una falacia de la patronal que haya escasez de conductores, porque según datos del SEPE el paro de conductores profesionales es de 50.000 personas. Lo que hay es precariedad y escasez de buenas condiciones”. Por su parte, el secretario general sectorial federal de Transportes de UGT, Diego Buenestado, cree que esta medida “no atraerá más gente al sector, porque mientras un mozo de almacén gane lo mismo que un conductor de camión, la gente joven preferirá lo primero”. Buenestado ha señalado que la medida le parece “un parche, aunque no lo veo mal si hay responsabilidad y formación para que las personas estén capacitadas”.