25 de octubre de 2020 | Actualizado 9:25
Segunda parte del synchrolift con destino a Argelia | Puerto de Tarragona

El puerto de Tarragona embarca las últimas alineaciones del synchrolift con destino a Argelia

Debido a sus menores dimensiones y a la experiencia adquirida con el primer embarque, la operativa ha sido menos compleja que la anterior

La empresa guipuzcoana URSSA ha concluido este pasado sábado, 26 de septiembre, el embarque de la segunda y última parte del elevador de embarcaciones (synchrolift) que comenzó a montar el pasado mes de mayo en el puerto de Tarragona. Esta composición, formada por nueve alineaciones, es más ligera y pequeña que la primera, con un total de 800 toneladas de peso y 70 metros de longitud. Debido a sus menores dimensiones y a la experiencia adquirida con el primer embarque, la operativa ha durado tres horas y, según la autoridad portuaria, ha sido “menos compleja que la anterior”.

Para su embarque, primero se ha desplazado la estructura de la ubicación donde ha sido montada mediante maquinaria de transporte modular autopropulsado (SPMT, por sus siglas en inglés), seguido de su embarque, trincaje y sujeción a la plataforma flotante que realiza el transporte hasta África. De esta forma, el elevador de barcos, que en total pesa cerca de 2.000 toneladas y cuenta con una longitud de 150 metros, ha sido transportado en dos partes a Argelia. Con una capacidad de elevación de 15.000 toneladas, será utilizado para realizar tareas de mantenimiento o reparación de embarcaciones fuera del agua.

El synchrolift será utilizado para realizar tareas de mantenimiento o reparación de embarcaciones fuera del agua

“Gracias a la rampa Ro-Ro, de carga horizontal, con la que cuenta el muelle de Cantábria, se pudo realizar la operación con total solvencia y seguridad”, ha detallado el puerto. Cabe destacar que el tráfico de carga de proyecto es una apuesta de la autoridad portuaria en su estrategia de crecimiento y diversificación de los tráfico. De hecho, a finales de junio el puerto acogió un segundo proyecto de estas características, con el transporte en un buque de Spliethoff de 22 piezas de 200 toneladas de peso cada una destinadas al golfo de México. De esta forma, el puerto tarraconense ha expresado su voluntad de posicionarse como "referencia en el Mediterráneo en cuanto a la exportación de cargas especiales”.