28 de octubre de 2020 | Actualizado 19:37

Wilhelmsen y Thyssenkrupp crean una empresa para imprimir recambios marítimos en 3D

La nueva compañía tendrá su sede en Singapur y prestará servicio de recambios en los principales puertos del mundo
Un momento de la firma del acuerdo | Wilhelmsen

Las compañías Wilhelmsen y Thyssenkrupp han creado una nueva sociedad conjunta para optimizar el proceso de producción y entrega de piezas de repuesto impresas en 3D para la industria marítima. La nueva firma se apoyará en la experiencia de Thyssenkrupp en la fabricación aditiva y en el servicio lanzado a finales del pasado año por Wilhelmsen para el suministro de piezas de recambio con esta tecnología, junto a su conocimiento del suministro. El director del proyecto de impresión 3D de Wilhelmsen, Hakon Ellekjaer, ha señalado que con esta alianza "tomaremos la iniciativa como el proveedor de facto de repuestos marítimos impresos en 3D y continuaremos brindando los beneficios de la tecnología aditiva a las navieras al reducir el coste de los repuestos, los plazos de entrega y la huella ambiental".

Los componentes se fabrican cerca de la ubicación del buque en cuestión de semanas e incluso días

La impresión 3D, ha subrayado Wilhelmsen, interrumpe el costoso y lento status quo de las piezas de repuesto, ya que los componentes se fabrican cerca de la ubicación del buque en cuestión de semanas, e incluso a veces días. El director de Innovaciones de Thyssenkrupp, Abhinav Singhal, ha destacado que ya "estamos viendo una respuesta muy positiva de nuestros clientes del sector marítimo sobre la adopción de la fabricación aditiva". Singhal ha añadido que se están dando cuenta "de los tiempos de entrega más rápidos, costes reducidos y mayor capacidad de recuperación en su cadena de suministro de repuestos".

Está previsto que la nueva compañía conjunta tenga su sede en Singapur y preste servicios a los principales puertos de todo el mundo. Además de esta colaboración, Wilhelmsen ha subrayado que continúa trabajando con la empresa de fabricación aditiva Ivaldi Group en una serie de aplicaciones de software de impresión 3D. La compañía ha indicado que la industria marítima gasta millones de euros cada año en repuestos y, dado que el 50% de estos buques tienen más de 15 años, la disponibilidad de piezas es limitada. Esto hace que el cumplimiento de los pedidos de repuestos marítimos sea costoso y complicado. De hecho, han recordado desde Wilhelmsen, los gastos generales de la cadena de suministro involucrada pueden superar el coste de la pieza en sí. Además, ha apuntado la firma, los procesos de fabricación tradicionales como el mecanizado y la fundición, a menudo implican largos plazos de entrega.